PSOE: cámaras en las calles para frenar las peleas

El grupo municipal socialista pide al equipo de gobierno que se elabore un estudio para la instalación de videocámaras de seguridad que ayuden a terminar con las peleas de jóvenes de Boadilla y localidades vecinas.

PSOE: cámaras en las calles para frenar las peleas.
Vecinos y comerciantes han denunciado peleas entre jóvenes de Boadilla y de localidades vecinas.

La portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, Isabel Carmona, pide "al equipo de gobierno del Partido Popular que se elabore un estudio sobre las necesidades y las ubicaciones idóneas para la instalación de videocámaras de seguridad, previo estudio jurídico municipal, que eviten comportamientos denunciados en el municipio".

Se refiere la responsable del PSOE local a que vecinos y comerciantes han denunciado actuaciones incívicas de grupos de jóvenes en las inmediaciones de la calle Pío Baroja y la avenida Siglo XXI; donde, a una determinada hora, se organizan encuentros programados para enfrentarse en peleas con otros jóvenes de localidades adyacentes como Villaviciosa de Odón.

El marcado carácter violento de estos encuentros y la frecuencia con la que se están produciendo, explica un comunicado del PSOE local, genera una total impotencia de comerciantes y vecinos frente a este espectáculo.

Una situación que se agrava, creen en esta formación, por la distancia con los centros de la Policía Local o Guardia Civil, que reduce la capacidad de acción de estos cuerpos de seguridad para hacer frente a estos actos de vandalismo.

En el PSOE piensan que estas peleas, que se amparan en la falta de vigilancia o en la nocturnidad, gozan de impunidad, lo cual anima a repetir la gamberrada. "Debemos evitar en el municipio que se perpetúen estas acciones y para ello debemos aplicar aquellas medidas que tenemos a nuestro alcance; que, sin duda, pasan por el reforzamiento de los medios humanos y materiales para los cuerpos de seguridad de la localidad".

Carmona considera que estos comportamientos de los jóvenes forman parte del proceso de socialización y corresponde a padres y profesores enseñarles a resolver las disputas de una manera pacífica. Sin embargo, "cuando grupos de adolescentes organizan encuentros motivados por una lucha entre vecinos de distinta localidad en la que se amenazan, hostigan y se burlan, estamos frente a un problema mayor, que generalmente viene precedido por el uso de redes sociales que no comparten los adultos".

La portavoz socialista explica que generalmente estas peleas responden a insultos y provocaciones previas en las redes sociales, que continúan después de los enfrentamientos, dando lugar a repetir nuevos encuentros violentos.