Cinco jóvenes de Boadilla, becados por la Fundación Amancio Ortega

Cinco jóvenes de Boadilla estudiarán el próximo curso 1º de Bachillerato en Estados Unidos o Canadá becados por la Fundación Amancio Ortega. Un programa cuyo objetivo es facilitar el aprendizaje del inglés y la inmersión en una cultura extranjera y del que se benefician cada año 500 jóvenes españoles.

Cinco jóvenes de Boadilla, becados por la Fundación Amancio Ortega
Pablo García, Joaquín Torres, René Bartholomeus y Lucía López, cuatro de los cinco alumnos becados de Boadilla y que el próximo curso estudiarán fuera gracias a una beca de la Fundación Amancio Ortega.
Cinco jóvenes de Boadilla, becados por la Fundación Amancio Ortega
En la imagen: Lucía López, Pablo García, Joaquín Torres y René Bartholomeus.

El programa de becas de la Fundación Amancio Ortega es uno de los más reconocidos del país. Y, prueba de ello, es que en la última convocatoria han sido 10.700 los aspirantes que optaron a las 500 ayudas que concede esta fundación para realizar sus estudios de Grado 11 (equivale a primero de Bachillerato) en un High School (centro de secundaria) de Estados Unidos o Canadá.

Entre ellos se encuentran cinco jóvenes vecinos de Boadilla: Claudia Verdesoto Llamazares, estudiante del Máximo Trueba; Joaquín Torres Bravo, del Eurocolegio Casvi; Lucía López López, del IES Arquitecto Ventura Rodríguez, Pablo García Cano, estudiante del Quercus; y René Bartholomeus Herranz, del IES Profesor Máximo Trueba.

“Es algo increíble, y la verdad es que todavía no he asimilado el hecho de que me voy a ir diez meses a EEUU, sin mi familia ni mis amigos. Pero la verdad es que estoy muy contenta de haber superado las pruebas”, nos dice Lucía López López, que cuenta con un expediente de sobresaliente en primero, segundo y tercero de la ESO, y que en la prueba que realizó en Madrid obtuvo una puntuación muy alta. Su ilusión es dedicarse a las ciencias, aunque lo que más le gustaría es crear una empresa relacionada con el scrapbooking (técnica de personalizar álbumes de fotografías) que es su verdadera pasión además de tener un blog personal. 

Joaquín Torres Bravo, es un gran aficionado al fútbol y estudia en el Eurocolegio Casvi. En uno de los clubs donde jugó, conoció a René y Pablo. Su destino será Ottawa, en Canadá. Quiere trabajar en algo que verdaderamente le guste. Se decanta en estos momentos por una carrera de ciencia: matemáticas o informática. “Al día no estudio mucho, porque aparte del colegio, aprovecho los viernes y los fines de semana para salir con mis amigos y relajarme”. Se confiesa un enamorado de la lectura, del cine y de los videojuegos. 

Pablo García Cano es alumno del Quercus y el próximo curso hará el equivalente a primero de bachillerato en EEUU. “Quiero estudiar algo relacionado con las ingenierías, aunque estoy pensando la posibilidad de ingresar en el ejército”, nos cuenta respecto a sus planes de futuro. Sobre su estancia en el extranjero, afirma que le “ilusiona conocer gente nueva y, sobre todo, convivir con una familia que no es la mía”. Le gusta el cine, el fútbol, quedar con los amigos y hacer excursiones familiares.

René Bartholomeus Herranz realiza actualmente 4º de ESO en el IES Profesor Máximo Trueba. Con vistas al futuro, por el momento no se plantea grandes metas: “Trabajar en algo que me apasione, poder vivir una vida tranquila y leer mucho… me apasionan las novelas históricas”. Además de la lectura es una gran deportista: juega al fútbol, baloncesto y al tenis. Ya sabe su destino: Calgary, en Canadá. 

Claudia Verdesoto Llamazares, es también alumna del Máximo Trueba. Su gran afición es la de hacer deporte “me relaja y me lo paso muy bien”. Juega al tenis y al pádel. En época invernal esquía con su familia. Es una enamorada de la lectura, sobre todo de novelas románticas. Le gusta el cine y las buenas series de televisión. “Querría ir a la universidad, aunque no sé que carrera elegir: me atrae la economía y finanzas. Me encanta viajar, descubrir nuevas culturas y lugares exóticos. Estoy muy ilusionada con mi estancia en EEUU, quiero hacer amigos y aprender sus costumbres y poder adaptarme a su estilo de vida. Espero que la experiencia sea muy positiva y poder plantearme estudiar en una universidad extranjera”. 

Unas becas de prestigio

Todos conocieron la beca a través de la familia o de algún amigo. En el proceso de selección, los aspirantes tienen que enfrentarse a un examen escrito de inglés. Tras esta primera fase, en una segunda se hace media entre la nota del examen y la renta familiar. La tercera consiste en una entrevista y una presentación en inglés. 

Como novedad en la edición de este año de las becas que concede esta prestigiosa fundación, es la primera vez en que es la propia organización la que elige el destino de los becados. De la Comunidad de Madrid, han sido un total de 77 estudiantes los que han recibido la beca. 

La ayuda que concede la Fundación Amancio Ortega cubre el 100% del coste de su estancia durante un curso completo en Canadá o Estados Unidos: viaje, escolarización, alojamiento y manutención en una familia local, seguro médico y de accidentes y seguimiento académico y personal durante los diez meses que pasarán en el extranjero.

Más de 10.000 estudiantes han participado en este proceso, que ha implicado el cumplimiento de requisitos académicos (con una nota media mínima en 3º de la ESO de 7 y una nota mínima en la asignatura de inglés de 8) así como la superación de pruebas escritas y orales de lengua inglesa. El nivel de renta familiar de los solicitantes ha representado asimismo un 60% de la nota final de cada candidato.

Con los 500 nuevos seleccionados de la edición 2018/2019, son ya más de 2.300 los estudiantes que han formado parte del Programa de Becas de la Fundación Amancio Ortega.