H_3

¿Qué hago con mi perro en vacaciones?

Cuando llega el periodo vacacional, nos surge la duda de qué hacer con nuestros peludos. Hay varias alternativas para ello y no siempre tenemos claro qué elegir.

¿Qué hago con mi perro en vacaciones?
Cuando el destino de vacaciones no es apropiado para ellos, valora la opción de las residencias u hoteles caninos.

 

Podemos optar por llevarle con nosotros para disfrutar todos juntos. Es una alternativa buena, siempre y cuando los planes que tengamos sean aptos para ellos.

Si vamos a la playa y ellos no pueden entrar, al final terminan pasando un montón de horas solos en el apartamento u hotel. O si vamos a coger un avión para llegar a nuestro destino vacacional, simplemente no queremos hacerles pasar por todas esas horas de estrés.

Otra alternativa es que un familiar o amigo lo cuide en nuestra ausencia, pero ¿habéis pensado en la responsabilidad que le estáis dejando?

Casas ilegales

Están también las personas que se encargan en sus casas de cuidar perros. Son personas a las que les gustan los animales y creen estar cualificadas para asumir esa responsabilidad.

Meten varios perros en sus casa y cobran por cuidarlos. Además de ser una actividad ilegal (muchas de ellas carecen de seguro de responsabilidad civil, no están dados de alta...), hacen competencia desleal al sector de residencias y hoteles caninos, que sí cuentan con licencia de actividad, pagan sus impuestos, seguros, etc.

Podríamos seguir dando distintas posibilidades, pero la conclusión sería la misma: valora la opción de una residencia u hotel para perros.

Residencia...

Las residencias cada vez dan un mejor servicio. Se encargan de cuidar de ellos durante nuestras vacaciones: los alimentan, los pasean, mantienen limpias sus instalaciones y velan por su seguridad y tranquilidad. Hay muchos tipos de residencias caninas y os animamos a que busquéis, comparéis y os quedéis con la que más seguridad y tranquilidad os dé.

... u hotel

En cuanto a los hoteles caninos, los perros pasan unas verdaderas vacaciones en estos centros. Allí se trabaja por y para ellos. Suelen tener piscinas y opciones de actividades para ellos durante su estancia. El trato es personalizado y el personal es profesional por lo que los perros disfrutan de verdad de las vacaciones, ¡tanto o más que los humanos!

Lo importante es buscar, comparar y quedarse con la opción que tu perro vaya a disfrutar más porque, recuerda, él también se lo merece.