Menús navideños para cada necesidad

Encargarse de preparar una comida o cena de navidad, para familia o amigos, es siempre una responsabilidad, mas si alguna de las personas que viene a nuestra casa tiene alguna necesidad específica por enfermedad o porque ha optado por un tipo de alimentación diferente. Si es tu caso, vamos a ofrecerte algunos consejos y sugerencias para que no te vuelvas loco y tú también disfrutes de lo que prepares.

Menús navideños para cada necesidad
Las comidas y cenas de Navidad pueden adaptarse a las necesidades de cada uno y, no por ello, dejar de estar riquísimas.
Menús navideños para cada necesidad
Unos aperitivos saludables animan la mesa desde el primer momento.
Menús navideños para cada necesidad
La presentación en la mesa es muy importante. Olvídate del típico plato y piensa en otras opciones.
Menús navideños para cada necesidad
La fruta no tiene porque ser aburrida. Macedonia, manzana asada, fresas con chocolate... Disfrutar y cuidarse es posible.

Como cocinar si...

...mi padre tiene el colesterol alto

Aunque es verdad que por un día no pasa nada, mejor si conseguimos disfrutar de la comida mientras nos cuidamos. Una persona con el colesterol alto (u otro tipo de patología cardiovascular) necesita cuidarse todos los días. 

Lo primero es hacerse una lista de los alimentos más saludables: frutas y verduras, hortalizas, cereales integrales, legumbres, pescado azul, frutos secos, huevos y la estrella de la cocina española, el aceite de oliva virgen. 

En cuanto a la carne, puedes optar por carnes magras con poca grasa como el conejo, el pollo, el pavo o el cerdo.

Teniendo claro que estos alimentos son saludables, habrá  que elegir la manera de prepararlos adecuada para que no dejen de serlo. Lo más aconsejable son los métodos de cocinado con poca grasa como: al horno, a la plancha, a la parrilla, papillote, al microondas, asado, cocción o al vapor.

En cuanto a las recetas, te recomendamos elegir (casi) cualquiera de la dieta mediterránea: pastel de puerros y calabacín, conejo agridulce a la siciliana, tajín con ciruelas, arroz integral con setas… y un largo etcétera de posibilidades.

En cuanto al postre, la manzana asada o piña natural, pueden ser el broche de oro.

 

Como cocinar si...

... mi amiga es vegetariana

La variedad de recetas que se pueden elaborar solo con productos de origen vegetal es cada vez mayor y, lo más importante, son platos sabrosos. 

Los snacks vegetales son fáciles de encontrar: frutos secos, frutas desecadas, chips de patatas, boniato, kale, edamame, nachos, etc. Para darles un toque cremoso, puedes preparar una “veganesa” o mayonesa vegetal.

El hummus siempre tiene éxito y se puede hacer con multitud de alimentos: pimientos asados, tomates secos, aceitunas y alcaparras, judías, lentejas y, por supuesto, el tradicional de garbanzos. 

Para los platos principales, la propia dieta mediterránea contiene gran cantidad de recetas solo a base de vegetales (rollo de verduras, canelones de espinacas...).

Y por supuesto, puedes probar con productos más específicos como quinoa, bulgur (procede del trigo y se utiliza para preparar tabouleh), tahini (pasta de sésamo), miso, tofu, seitán o falafel. Sin olvidarnos de las legumbres, fuente de proteína vegetal.

 

Como cocinar si...

... mi sobrino pequeño es celiaco

Lo más fácil es preparar un menú sin gluten para todos. De este modo, evitas la contaminación cruzada. Cocina con alimentos frescos. Si compras salsas u otro tipo de ingredientes preparados, comprueba que no tengan trazas de gluten.

Se recomienda no utilizar alimentos empezados, que tengas en casa, ya que pueden estar contaminados (como un paté que has untado con el cuchillo de cortar el pan) y evitar los utensilios de madera (son porosos y pueden acumular gluten). Si vas a freír, que sea aceite limpio. 

En el caso de que decidas hacer menús por separado, prepara primero los platos sin gluten y déjalos tapados aparte para evitar que se contaminen. 

Conseguir bases de pizza o pasta sin gluten ya no es difícil, y son platos muy socorridos para los niños. De postre, prueba con bizcocho de plátano y frutos secos, fruta, yogurt con fruta y frutos secos o bizcocho de calabaza. Todo se puede hacer sin gluten y queda para ¡chuparse los dedos!

 

Más información:

www.secomecomosevive.com