Reportaje

El infante regresa a su palacio

A pesar de que su deseo era descansar en el palacio de Boadilla, el infante fue enterrado en el Monasterio de El Escorial. De ahí nació la idea de realizar una imagen lo más realista posible de don Luis de Borbón y devolverle, de algún modo, al lugar que le corresponde en sus antiguas dependencias. Desde hace dos meses, un busto del infante recibe a los visitantes a su palacio.

 

TEXTO: Miguel Ángel García Valero. Es coordinador de Patrimonio Histórico y Natural del Ayuntamiento de Boadilla del Monte

El casamiento del infante don Luis de Borbón con María Teresa de Vallabriga, el 27 de junio de 1776 en Olías del Rey (Toledo), supuso que abandonase su palacio de Boadilla para siempre.

Carlos III, su hermano, preocupado por que su sucesor fuese su hijo Carlos y considerando indigno el matrimonio de un miembro de la familia real con alguien de inferior rango, ideó una Pragmática Sanción, publicada el 27 de marzo de 1776, y unas condiciones en el matrimonio de su hermano don Luis, que implicaron el alejamiento de éste y su familia de cualquier sitio real.

El infante don Luis dejó reflejado en su testamento su voluntad de ser enterrado en la capilla de su querido palacio de Boadilla, sin embargo esta voluntad no fue atendida por su hermano el rey, que le obligó a ser enterrado en el Santuario de San Pedro de Alcántara en Arenas de San Pedro (Ávila).

Posteriormente, su sobrino Carlos IV, el año de 1800, permitiría el traslado de los restos del infante al panteón de infantes del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Así pues, el infante don Luis no volvió a su palacio de Boadilla ni después de muerto.

Un busto en piedra del infante da, desde hace dos meses, la bienvenida a los visitantes de su palacio

Ante esta desdichada situación, en el Ayuntamiento de Boadilla del Monte consideramos hace unos meses la posibilidad de resarcir a don Luis de Borbón y, dentro del proyecto de restauración que se está llevando a cabo y siguiendo el plan de usos de nuestro conjunto palaciego, contemplamos la opción de que el infante volviese a un lugar destacado de su palacio.

Gran parte de los ejes del plan de usos del palacio se articulan en torno a la utilización de las últimas tecnologías para expresar diferentes contenidos culturales y artísticos, y qué mejor que el infante don Luis fuese el primero.

 

Así fue el proceso

Tras contactar con tres empresas especializadas, contratamos a la empresa Madfaber, art fabrication, con más de 20 años de experiencia y que trabajan en colaboración con artistas y diseñadores, tanto nacionales como internacionales, para ejecutar obras de arte.

Nuestra intención era crear un busto del infante en piedra, pero no existía ninguno que sirviese de referencia. Así pues, partimos de una imagen bidimensional del infante don Luis: el retrato que pintó su amigo Anton Raphael Mengs en 1775, el año anterior a abandonar su palacio de Boadilla, y que actualmente se encuentra expuesto en el Museo de Arte de San Diego (California)

Tras digitalizar este cuadro, se generó una imagen digital tridimensional, trabajando con diferentes programas informáticos, y las partes menos visibles del cuadro se corrigieron consultando documentación histórica, igual que la parte trasera del peinado.

Mármol de CarraraTras la obtención de la imagen digital definitiva, se pasó a la parte física del proyecto. Se obtuvo un bloque de mármol de Carrara (Toscana, Italia) en el que previamente se había encajado el volumen de lo que sería la nueva escultura del infante y comenzó la fase más delicada del proyecto: el fresado del bloque de mármol controlado por un ordenador y siguiendo la pauta de la imagen tridimensional generada del infante.

El fresado se realizó con puntas de diferentes grosores y en varias pasadas o fases que permitieron ir precisando cada vez más el acabado final. El resultado era espectacular, si bien los remates y pulidos finales debieron ser ejecutados por manos expertas.

En lugar preferenteLa instalación de esta imagen del infante debía ocupar un lugar privilegiado y la ubicamos en la hornacina del hall de entrada del palacio, delante del, también nuevo, mostrador de recepción, dando la bienvenida a todos los visitantes.

Así, una mañana del pasado mes de abril, el infante don Luis Antonio Jaime de Borbón y Farnesio volvió a su palacio.

 

El proceso paso a paso