Isabel González Blanco, del avión a la piscina

Azafata de profesión, Isabel González Blanco dedica parte de su tiempo libre al rugby subacuático, un juego bajo el agua que requiere agilidad y resistencia a partes iguales. El equipo al que pertenece se llama Las Osas y entrena en el Club Las Encinas de Boadilla. Ella nos los cuenta y (por qué no), nos anima a probarlo.

Isabel González Blanco, del avión a la piscina
Dicen de ella que es como un pececillo. Así que cuando Isabel conoció el rugby subacuático se enamoró al instante de este deporte. Ahora quiere darlo a conocer en Boadilla y crear un equipo junior.

"Siempre he nadado. He sido socorrista, he pertenecido al equipo de natación de Jordania cuando estuve trabajando allí, y en mi familia, mi hermano ha sido campeón de España de natación”, nos explica Isabel, una auxiliar de vuelo que adora estar metida en el agua. Tanto que una amiga le propuso probar un deporte del que nunca había oído hablar, pero que  –según su amiga– le iba como anillo al dedo: el rugby subacuático. Un juego inventado por un nadador alemán a principio de los años 60.

“Me enamoré de este juego en cuanto entré en la piscina, me divierte muchísimo" 

“Me enamoré de este deporte en cuanto entré en la piscina –afirma entusiasmada–; me divierte muchísimo. Además, el  juego en equipo es muy enriquecedor, tenemos gente de todas las edades, profesiones y nacionalidades”, nos cuenta.

El rugby subacuático pertenece a la Federación Madrileña de Deportes Subacuáticos (FMDAS). En España existen tres equipos: Madrid, Valladolid y Barcelona.  Y en la capital solo existen dos piscinas donde se pueda practicar: la del Centro Deportivo M86 y la del Club Las Encinas de nuestro municipio.

Este deporte se juega con seis jugadores a cada lado de la piscina y un balón que pesa alrededor de tres kilos, relleno de agua con sal para que pueda flotar. Las canastas están pegadas al suelo y  a la pared, como en el baloncesto. “En cierto modo, es un deporte de lucha bajo el agua –explica Isabel– mediante apneas”. La jugadora (capitana del equipo hasta el año pasado) nos aclara que es mejor hacer muchos cambios, “no se trata de hacer apneas largas, mejor cortas y seguidas, porque si no cuesta mucho recuperarse”.

Su equipo, Las Osas, ganó el campeonato de España en el 2014. Isabel lleva volcada con este deporte desde hace siete  años, “me pilló mayorcita, pero este juego tiene mucho de fuerza mental y a eso no me gana nadie”, nos cuenta orgullosa. 

“Cualquiera puede ir a vernos entrenar o a probar este deporte en la piscina de Las Encinas en Boadilla del Monte”

 “Cualquiera puede ir a vernos entrenar o a probar este deporte en la piscina de Las Encinas”, sugiere. El equipo dispone de material necesario para prestar a quienes vayan a sumergirse con ellos. Y siempre se queda un jugador a cargo de la persona nueva para que se sienta más segura. Solo hay que ponerse en contacto con ellos (a través de Facebook, por ejemplo, @MadridRugbySubOsos) para que les reserven un día. 

Isabel es de la opinión que este juego puede gustar mucho a la gente más joven. De hecho se han dedicado a promocionarlo por varios colegios de la zona y los adolescentes se han quedado “alucinados”. Uno de sus sueños sería crear un equipo de Los Osos Junior. “Estaría encantada de poder entrenarlos yo misma”, asegura con una gran sonrisa.