¡Me paso a iPhone! Y ahora ¿qué?

La pregunta más normal cuando compras un iPhone y más aún cuando cambias de sistema operativo es, ¿y ahora qué hago? Aquí tienes las claves para que ese paso sea lo más fácil

y rápido posible.

Me paso al iPhone... paso a paso.
Me paso al iPhone... paso a paso.

Si eres una de esas personas a las que cualquier cambio, en lo que a tecnología se refiere, les supone un mundo, y más aun cuando hablamos de un cambio de sistema (de Android a iOs), en el que tienes que pasar tus fotos tan ordenadas a otro ter­minal; o la preocupación de si se pasarán todos los contactos, es entonces cuando cunde el pánico y te preguntas: “¿Quien me manda a mi cambiar de móvil?” No te agobies. Seguro que el cambio es para mejor y las empresas cada vez te lo ponen más fácil para que el cambio no sea tan drástico.

QUÉ HACER PASO A PASO

1. Ya vengas de Android o del sistema Windows Phone, lo primero que hay que hacer es una copia de seguridad de todo lo que tenemos en el an­tiguo teléfono. Es como hacer la maleta. No te vas a ir de viaje sin ropa ¿no? Pues no puedes cambiarte de terminal sin haber guardado previamente todos tus datos y haber pasado las fotos al ordenador para no perder nada. Por si acaso.

 2. Para empezar, deberás crear una cuenta de iCloud (sistema de alma­cenamiento en la nube de Apple). Sin ella, no vas a poder configurar el terminal. La vas a necesitar para copias de segu­ridad, correo, nube etc. Es el equivalente a la cuenta Gmail del Android.

3. Para trasladar los datos del anterior móvil al iPhone, basta con descargarse la aplicación Move to iOS en tu antiguo dispositivo y seleccionar lo que quieras transferir (imágenes, mensajes, cuentas…). Como por arte de magia, tus datos se transferirán a tu nuevo iPhone a través del wifi. Así de fácil.

4. Cuando ya tenemos todos nuestros datos y podemos respi­rar al ver que todo está en orden (incluso nuestras cuentas de correo), el siguiente paso es co­nectarlo al ordenador. Una adver­tencia: no es cierto que Windows y Apple no se entiendan. Tienen un dialecto distinto, pero también muchas similitudes y además, cada vez hay más facilidades, tan­to para pasar de uno a otro como para unirlos.

Para conectar tu iPhone al orde­nador, solo necesitas un progra­ma: iTunes. En cuanto lo usas un par de veces, no tiene más misterio. Detectará tu dispositivo nada más conectarlo y te pregun­tará si deseas realizar una copia de seguridad. Aceptas y a correr. También te avisará si hay alguna actualización del sistema y podrás utilizarlo para pasar tu música, fotos… al móvil.

 5. Al principio, es verdad que el sistema de Apple nos parecerá raro y eso es también en lo que radica su éxito: lo que ves es lo que hay. Y es que no hay apara­to más intuitivo y sencillo que un iPhone. En android parece que tienes que ser un hacker para cambiar algunas opciones, mien­tras que en el iPhone todo esta a la vista. En cuanto lo explores un poco, tu mismo te darás cuenta de su sencillez.

Y si tienes alguna duda, te recomendamos la web www.applesfera.com, donde a buen seguro podrás encontrar respuesta a cualquier duda que te pueda surgir con tu nuevo iPhone, además de curiosidades y videos tutoriales.