La peonía, la flor de la timidez

La Peonia es una flor asiática de la familia de las ranunculáceas. Se caracteriza por sus multiples petalos y por la variedad e intensidad de colores y de especies. Considerada la flor de la prosperidad, simboliza el lujo y la sofisticación. En el Reino Unido, durante la época victoriana, fue  símbolo de veracidad, pero también de timidez.


Es una flor muy temperamental: cerrada tiene una estructura similar a una pequeña canica, pero explota al florecer de tal manera que llega casi a triplicar su propio tamaño, creciendo tanto que el tallo apenas puede con el peso del capullo.


El ambiente más proclive para su buen crecimiento es en posición norte, sin exceso de sol y con cierto grado de humedad.  En España no es muy común su cultivo como planta ornamental. Más bien se utiliza como flor cortada.


Es una de las flores con temporada más corta: la podemos encontrar entre los meses de abril a junio.


Dependiendo del calor, la floración puede variar: adelantarse a marzo o retrasarse a julio. Cuando está en plena temporada, no resulta muy cara (en torno a 4 ó 5 euros el tallo), pero si la buscamos a principio de la floración, su precio puede duplicarse y hasta triplicarse. No aconsejo comprarla cuando está terminando, pues no suele ser de buena calidad. Es una flor muy apropiada para su utilizacion en ramos de novia y otras decoraciones, como centros de mesa o jarrones con flores variadas.


Por su corta disponibilidad en el mercado, la aconsejamos tanto para tener en casa como para regalo por su originalidad. Además, suele durar mucho, sobretodo si la cortamos el tallo a diario y le mantenemos el agua limpia.
Por último, añadir como curiosidad las diferentes propiedades médicas de esta flor como antitusivo, sedante, antiepiléptico, antigotoso, laxo-purgante, emético y antiespasmódico.