La gastroenteritis

La gastroenteritis es una de las patologías más habituales en la clínica diaria. Sus síntomas son fácilmente identificables por el propietario y consisten en vómitos, diarrea, anorexia, apatía, fiebre, dolor abdominal, deshidratación y sangrado ocasional en heces y vómito.

La gastroenteritis
Es importante acudir al veterinario y averiguar la causa de la gastritis ya que el tratamiento es muy variable.

Consiste en una inflamación de la mucosa del estómago y/o intestino.

Las causas son muy variadas y entre ellas podemos destacar:

  • Infecciosas: debidas a agentes patógenos víricos o bacterianos.
  • Parasitarias: causadas por lombrices, tenias o parásitos unicelulares.
  • Alimentarias: ingestión de restos de comida, alimentos en mal estado, cuerpos extraños…
  • Inmunomediadas: por un cuadro de intolerancia del organismo a sus propios tejidos (colon irritable, enteritis linfoplasmocitaria…) o por reacciones alérgicas o de intolerancia frente a determinadas proteínas de los alimentos.
  • Tóxicas: sustancias venenosas.

Ante un cuadro de este tipo, debemos acudir al veterinario. Si es posible, hay que averiguar la causa de la gastritis ya que el tratamiento es muy variable.

Si sospechamos de un tóxico y lo podemos identificar, tal vez exista antídoto específico o se puede hacer un lavado de estómago si la ingesta ha sido reciente.

En el caso de cuerpos extraños, habrá que valorar si pueden pasar por todo el intestino o si será necesario extraerlos por endoscopia o cirugía. Por todo lo anterior, deducimos que el tratamiento de la gastritis va encaminado, en primer lugar, a eliminar la causa desencadenante, siempre que sea posible.

Origen desconocido

En los casos en los que el problema tenga un origen desconocido, debemos aplicar un tratamiento sintomático que permita rehidratar al animal y nos ayude a controlar vómitos y diarrea. Este tratamiento sintomático o de soporte, también es necesario a veces en los casos en los que conocemos la causa.

Es importante controlar los vómitos y diarreas, y mantener a nuestro animal bien hidratado

El paciente que presenta vómitos será mantenido en ayunas y tratado con antieméticos y protectores de estómago hasta que vuelva a tolerar la alimentación. En estos casos y también cuando hay diarrea, se administrarán sueros endovenosos para asegurar la hidratación y el aporte de minerales y electrolitos.

Una vez que se tolera el alimento es importante continuar con la medicación para proteger el estómago y suplementar con prebióticos y probióticos. También es fundamental que, durante unos días, el animal tome una dieta específica para problemas gastrointestinales (como Farmina Vet Life Gastrointestinal), que estará perfectamente equilibrada para cubrir todas las necesidades de la mascota sin ser agresiva para un aparato digestivo alterado.

Es muy importante no interrumpir el tratamiento prescrito, aunque nos dé la impresión de que el animal está completamente recuperado ya que, en caso de hacerlo, corremos el riesgo de que se cronifique el problema.

Clinica Veterinaria Prado de Boadilla
Facebook: @cvpradodeboadilla
Twitter: @pradoboadillacv
Instagram: cvpradodeboadilla