La desparasitación

La desparasitación es un acto clínico de gran importancia que nos va a permitir conferir a nuestros animales, y a nosotros mismos, un mejor estado de salud y bienestar.

La desparasitación
Las parasitosis y/o las enfermedades transmitidas por los parásitos pueden ser extremadamente graves.

Los parásitos son patógenos y vectores de transmisión de otras enfermedades tanto a los animales como a los humanos. Además, muchos parásitos y muchas de esas enfermedades que transmiten son zoonosis (enfermedades de los animales que se pueden transmitir a las personas). Las parasitosis y/o las enfermedades transmitidas por los parásitos pueden ser extremadamente graves.

¿Cómo desparasitar a mi mascota?

Lo primero es acudir a una clínica veterinaria. El veterinario es el único profesional acreditado para decidir cuándo y con qué productos debemos actuar. Será quien se encargue de hacernos un calendario de desparasitaciones internas y externas adecuadas a nuestro caso particular. No solo somos quienes tenemos esta atribución, sino que somos responsables de este acto clínico. No nos fiemos de lo que nos recomiende, sin conocimientos ni responsabilidad, un conocido del parque o el de la tienda de pienso. 

Dividimos las desparasitaciones en dos grandes grupos: la interna y la externa.

Interna

Mediante la desparasitación interna vamos a tratar y prevenir lombrices, tenias y protozoos. Estos parásitos son mucho más frecuentes de lo que nos podemos imaginar. Como dato curioso, entre el 9 y el 20% de los parques infantiles tienen huevos de parásitos intestinales (Toxocara spp.). Esta cifra se triplica en zonas de entrenamiento y esparcimiento canino y los pipi-can. 

Esto nos debe hacer abrir los ojos y reflexionar sobre la importancia de esta cuestión.

Generalmente usaremos comprimidos que llevan combinaciones de fármacos antiparasitarios.

Externa

La desparasitación externa nos va a servir para prevenir y eliminar garrapatas, pulgas, ácaros y piojos, así como limitar la picadura de mosquitos. De este modo, también vamos a prevenir otras enfermedades que, como filariosis, leishmaniosis, ehrlichiosis, enfermedad de Lyme, algunas tenias, etc., son transmitidas por los parásitos citados anteriormente. 

Para combatirlos tenemos collares, pipetas y pastillas que, usadas en combinación, ofrecen unos elevados niveles de protección a nuestros animales. 

Según los hábitos de vida de nuestro perro o gato, aconsejaremos la combinación y frecuencia adecuada de productos.  

 

CV Prado de Boadilla