Jeep Renegade 4x4e y Compass 4x4e, híbridos enchufables

La regulación medioambiental obliga a los fabricantes de coches a mover ficha. Por eso Jeep acaba de anunciar versiones híbridas de sus todocaminos más asequibles, y además enchufables.

Jeep Renegade 4x4e y Compass 4x4e, híbridos enchufables
Jeep comercializará, en el último trimestre de este año, el nuevo Jeep Compass 4x4e híbrido enchufable.

La regulación medioambiental, sobre todo en cuanto a reducción de emisiones deCO2, está obligando a todos los fabricantes de automóviles a mover ficha en el terreno de los híbridos, la solución técnica más viable para rebajar esos índices contaminantes. Más aún en países como el nuestro, donde se ha declarado una auténtica “guerra de etiquetas”, al hilo del sello impuesto por la DGT.

Pues bien, Jeep no es ajena a esta política y acaba de anunciar versiones de sus todocaminos más asequibles, los Renegade y Compass, por este orden, híbridos enchufables, plug-in hybrid o PHEV. Se llaman, respectivamente, Renegade 4x4e y Compass 4x4e, y se venderán en el último trimestre de año con precios aún desconocidos, aunque el fabricante estima que absorberán entre el 20 y el 25 % del comercio en cada gama.

Cuentan con una mecánica de gasolina y electricidad compartida, configurada por un motor térmico turbo de 1,3 litros y cuatro cilindros de 180 CV y otro eléctrico de60 CV con una batería de ion-litio de 11,4 kWh, fijada por debajo de la banqueta posterior para no afectar al maletero (casi idéntico al del resto de la gama). En total, dan una elevada potencia conjunta de 240 CV.

Rápidos y austeros

Las prestaciones son excelentes. En modo eléctrico permiten hasta 130 km/h, algo más de 50 kilómetros de marcha sin contaminar (lo que les provee del sello 0 Emisiones de la DGT) e incluso una aceleración de 0 a 100 km/h de unos siete segundos. Por otro lado, el consumo es realmente ajustado, siempre que se utilice todo lo posible su condición eléctrica.

En cuanto a la tracción total, las ruedas delanteras se mueven por la acción del propulsor 1.3 y las traseras, por la del eléctrico. Además, incluyen instrumentación específica, con una pantalla en el cuadro, además de la del sistema multimedia Uconnect, que visualiza el flujo de la hibridación, la autonomía…

Estos Jeep 4x4e, que no serán los únicos así en la marca, contemplan modos de conducción híbrido (Hybrid), eléctrico o Electric (si la batería tiene carga, pues al mínimo funcionan como híbridos convencionales) y E-Save, para usarlos en Electric en momentos posteriores mientras la mecánica de gasolina recarga parcialmente la pila (exige dos horas conectada a un enchufe rápido tipo wallbox).

Simultáneamente, disponen de selector Selec-Terrain junto al cambio con cinco alternativas: Auto, Sport, Snow, Sand/Mud y Rock. Cada una modula las ayudas electrónicas a la conducción, la respuesta del motor, la gestión del cambio automático (única posibilidad en ambos)... La última, Rock, es exclusiva del equipamiento Trailhawk, para la práctica todoterreno exigente.

Más adelante, Jeep también venderá un Renegade 4x4e de 190 CV conjuntos, de nuevo con la etiqueta 0 Emisiones de Tráfico.