Flor de Pascua: Cómo conseguir que luzca más tiempo

La Flor de Pascua o Poinsetia es, sin duda, una de las estrellas de la Navidad. La pongas donde la pongas aportará calidez y ¡color!, pero, si quieres que te dure, tendrás que tener en cuentas algunos consejos. Aquí te los damos.

Flor de Pascua: Cómo conseguir que luzca más tiempo
La Flor de Pascua o Poinsetia es un clásico navideño. Su belleza es exuberante, pero también delicada. Te enseñamos cómo mimarla.

Esta exuberante planta (Euphorbia pulcherrima, en latín) es originaria de América Central. Lo más llamativo es el color de sus brácteas (esa especie de “pétalos” que rodean un pequeño botón con flores amarillas). Su versión más conocida (y típica en Navidad) es la de brácteas rojas, pero también las tienes en blanco, amarillo o salmón.

En climas cálidos sin heladas o heladas débiles (-2ºC) vive muy bien fuera de casa, puede crecer hasta convertirse en un arbusto grande de hasta 5 metros de altura; en interior, sin embargo, lo pasa mal, es una planta delicada. El exceso de frío, las corrientes de aire, la falta de luz o la sequedad ambiental puede provocar la caída de las hojas. Tampoco lleva bien bien los cambios bruscos de temperatura, por eso cuando la compres en una tienda, envuélvela en plástico hasta llegar a casa. 

7 claves para su cuidado

  1. Luz: Necesita luz de calidad, pero no sol directo. Le viene bien estar cerca de una ventana, aunque si el día está soleado mejor echar la cortina o retirarla un poco. 
  2. Temperatura: Ten cuidado con el frío de la noche, si la colocas cerca de una ventana. Lo ideal para ella son unos 22 grados por el día y 16 grados por la noche (nunca por debajo de 10 grados).
  3. Riego: Tolera cierto grado de sequedad en la tierra, lo que no aguanta es el encharcamiento. Regarla por capilaridad es un buen sistema, no tienes más que situar el tiesto sobre un plato lleno de agua durante unos 5-10 minutos.
  4. Humedad: Este punto es importante, la poinsetia odia la calefacción y el ambiente seco. Notarás que no está bien porque las hojas empiezan a caerse. Te agradecerá que la pulverices o coloques cerca un humidificador.
  5. Poda: El momento ideal es después de la floración, cuando pierda las brácteas. Pódala dejando tres yemas en cada rama. Hasta marzo-abril, déjala prácticamente sin regar, y comienza a hacerlo de nuevo después, pero con poca agua. 
  6. Floración: Su momento es a finales del otoño. Si tu planta ha sobrevivido todo el año y quieres forzar el enrojecimiento de las brácteas para la siguiente Navidad, deberás situarla a oscuras a partir de las 2-3 de la tarde desde mediados de septiembre ya que es una especie de día corto.
  7. Enfermedades: Las hojas amarillentas puede indicar falta de hierro (clorosis férrica). Para solucionarlo aplica quelatos de hierro. Si solo están amarillos los bordes podría ser que está pasando mucho calor o el ambiente está demasiado seco. Pulveriza o coloca cerca un humidificador.

A tener en cuenta

Cuando la compres fíjate que no haya demasiadas florecillas maduras en el corazón de las brácteas. Cuantas más tenga, menos durará. Comprueba también que no tenga tallos rotos, podridos y manchas en las hojas (hongo Botritis); a veces las venden envueltas y no se aprecian estos detalles que indican el estado de salud de la planta.