Decorar la casa en primavera

Estamos a las puertas de la primavera, y con la llegada del buen tiempo llega la alegría, el color, la luz... De un poco de todo ello queremos llenar nuestra casa. Las flores serán unas buenas aliadas para conseguirlo. Basta con un poco de imaginación y no mucho dinero para dar un aire nuevo a nuestro hogar.


Para ello vamos a utilizar flores que tenemos ahora ya disponibles en las floristerías y que no vamos a tener en otra época del año, como las lilas, tulipanes, ranunculos, jacintos , narcisos... Ramas de arbustos en flor como cerezo, fortsitia... y lo combinaremos con huevos de gallina o codorniz, que nos recordaran la época de Pascua en la que nos encontramos. A todo esto podemos añadirle, según nos guste, pajaritos, mariposas...


Si queremos decorar un mueble bajo, podemos utilizar un bol o un plato con cierta profundidad, y colocar en su interior una cama de musgo. En el centro colocaríamos unos huevos de gallina y alrededor, formando un nido, las lilas y unas ramas de cerezo entrelazadas. Por último echaríamos agua en el recipiente para que la flor y el musgo duren lo máximo posible, rellenándolo cuando la consuman.


Si tenemos en casa unos jarrones de boca estrecha, colocamos todos juntos con las ramas de cerezo entrelazándose unas con otras, de forma que consigamos formar un bosque en miniatura en nuestra mesa.


Por último, y muy original, guarde durante unos días las cáscaras de huevos de gallina grandes, procurando cortarlos por la mitad. Los colocamos en un recipiente haciendo una estructura geométrica semicircular, y en cada cáscara introducimos una flor redonda. Puede ser un clavel, un ranúnculo. No olviden siempre, antes de poner la flor, echar agua dentro del huevo.


Estos arreglos, en general, son muy duraderos. La flor va prácticamente sin tallo y eso hace que el agua llegue rápidamente a la cabeza y con ello que siempre este hidratada. Las ramas de arbusto también son muy resistentes. Su tallo leñoso hace que sequen muy lentamente, pues retiene muy bien el agua. Incluso una vez secas siguen manteniéndose muy decorativas.