Consejos para evitar que nos roben

Ahora que se acercan las vacaciones de verano, muchos saldremos de casa unos días y no viene de más recordar algunas medidas para reducir al máximo el riesgo de robo.

Consejos para evitar que nos roben
Nunca pensamos que nos pueda tocar, pero lo cierto es que mejor prevenir que curar.

Existen algunas medidas de precaución que han de tomarse durante todo el año: informar a la policía local si se observa algún vehículo o persona extraña en la calle, no comentar en lugares públicos que se vive solo o que se está “de rodríguez”, no dejar la puerta abierta (solo con el resbalón) aunque vayamos a salir a la calle solo un momento, no poner nombre ni dirección en las llaves de casa...

Y luego hay otras más específicas para cuando nos vamos de vacaciones. Te las contamos a continuación.

A tener en cuenta...

  • Puertas y ventanas: comprobar que dejamos las puertas y ventanas bien cerradas. Las persianas mejor a medio cerrar.
  • Nada de valor: no dejar en casa objetos de valor y, en todo caso, hacer una relación detallada con los números de serie, inscripciones, fotografías, etc., para dificultar su posterior venta y facilitar la identificación.
  • Discreción: no contar en redes sociales o a desconocidos los viajes programados.
  • Señales: no dejar señales visibles de que la casa está desocupada, como notas que indiquen la ausencia del domicilio o mensajes en el contestador del tipo “Está llamando a casa de los García, estamos de vacaciones, cuando regresemos te llamamos…”.
  • Rejas: si vivimos en un bajo, proteger las ventanas mediante rejas o verjas.
  • Accesos: prestar atención a los balcones, cornisas de la vivienda, valla… que puedan facilitar el acceso a la parte superior de la vivienda.
  • Jardín: no dejar en el jardín escaleras ni material que pueda facilitar el acceso a las partes altas de la casa o puedan facilitar la apertura de ventanas y puertas forzándolas (pata de cabra, picos, hachas, etc.)
  • Luces: iluminar la entrada y zonas de acceso con focos con detectores de presencia.
  • Temporizadores: dejar funcionando o programados algunos aparatos eléctricos mediante temporizadores.
  • Correspondencia: pedir a algún vecino o al conserje que retire la correspondencia del buzón mientras estemos fuera.
  • Alarmas: instalar un sistema de alarma también es una buena opción, solo hay que recordar dejarlo conectado.