Cómo actuar ante un golpe de calor

Ahora que llegan las altas temperaturas, y las olas de calor, hay que tener mucho cuidado con los golpes de calor también en nuestras mascotas. Se trata de un problema muy grave que puede costar la vida del animal.

Cómo actuar ante un golpe de calor
Es importante que tengan agua cerca, puedan descansar a la sombra y nunca dejarlos dentro del coche porque la temperatura se disparan.

El golpe de calor es una reacción que se produce cuando sube la temperatura corporal de manera muy brusca y el organismo no es capaz de compensarla, lo que se traduce en una disfunción multiorgánica que puede provocar la muerte del animal.

Síntomas

Los principales síntomas del golpe de calor suelen aparecer cuando el perro supera los 42 grados centígrados, se observa un jadeo excesivo y una respiración acelerada. Es posible que se tambalee y llegue a tener convulsiones e incluso a perder la conciencia. Asimismo, pueden aparecer vómitos y diarrea.

Se trata de una urgencia médica que requiere una intervención inmediata para bajar la temperatura corporal, bien bañando al perro en agua a 20 grados centígrados o aplicando hielo en las ingles y axilas. También será necesaria la aplicación de sueros y medicación adecuados al problema.

Los animales más sensibles son, como en el caso de las personas, los más jóvenes y los más mayores, que soportan peor las altas temperaturas. También los obesos y braquicéfalos (muy chatos), que tienen más dificultades respiratorias y más problemas para enfriar su temperatura corporal.

¿Cómo prevenir los golpes de calor?

Para prevenir el golpe de calor se deben tomar algunas precauciones (muy lógicas todas ellas), sobre todo en verano:

  • Que el animal disponga siempre de agua fresca para mantener la hidratación adecuada.
  • No dejar a los perros encerrados en lugares calurosos. ¡Nunca en el coche! Un coche al sol puede superar los 60ºC en su interior. Aunque lo hayamos dejado en la sombra, recordemos que el sol se mueve y, al cabo del rato, le estará dando de pleno.
  • No hacer ejercicio intenso los días de mucho calor. Ten en cuenta que el suelo, también quema.
  • Cuando viajemos, hacer paradas para que el perro pueda descansar a la sombra y beber agua.

¿Qué hacer?

Si, a pesar de todo, tu perro sufre un golpe de calor, debes llevarlo al veterinario urgentemente para que reciba un tratamiento adecuado y agresivo. Solo así se consigue evitar la muerte del animal y minimizar el riesgo de secuelas permanentes.

 

CV Prado de Boadilla