Una casa para estar a gusto

Entrevista a la decoradora y diseñadora de interiores Marisa Gutiérrez, quien acaba de mudarse de Boadilla del Monte a las proximidades de Madrid. Ahí inaugurará próximamente su propio showroom, un lugar donde encontrar antigüedades, obras de arte y, en general, todo tipo de artículos exclusivos para el hogar, la oficina...

La decoradora de interiores Marisa Gutiérrez.
La decoradora de interiores Marisa Gutiérrez.

Marisa Gutiérrez se mudaba con todas sus cosas hace apenas unos meses de su estudio de decoración e interiorismo en Boadilla del Monte a otro más grande en las proximidades de Madrid. Allí inaugurará próximamente su show room con todo tipo de artículos exclusivos para decorar el hogar, la oficina... entre los que encontraremos muebles, antigüedades, esculturas o cuadros.

 

En el intermedio, como quien dice, la televisión le ha lanzado al estrellato gracias al programa de Antena 3 TV Esta casa era una ruina, de cuyo equipo forma parte. Paradojas de la vida: en su haber tiene haber decorado la casa más cara de España, —un ático en pleno barrio Salamanca, “uno de los proyectos más apasionantes que he hecho”, afirma—, pero también proyectos más modestos —“hechos con la misma ilusión y cariño”, asegura—, como los que se realizan para todo tipo de familias a través del programa de la televisión.


¿Es posible hacer una decoración profesional con poco dinero? Sí. Podemos montar un piso completo, con todo, por unos 30.000 ó 40.000 euros. Depende de lo que compres. Una decoración de lujo lleva artículos de lujo, pero con un presupuesto modesto también se puede contratar a un interiorista-decorador y que se encargue de todo sin necesidad de gastarse cantidades astronómicas.

 

¿Y el secreto para hacerlo bien? Tienes que conocer a las personas que van a vivir en la casa, qué uso van a dar a cada estancia, sus costumbres, hábitos.
Y, sobre todo, tener en cuenta que lo importante no es que quede todo muy bonito sino que sea una casa práctica, que quienes la habitan estén a gusto
en ella, se sientan cómodos.

 

Algún encargo fuera de lo habitual, o un trabajo del que se sienta orgullosa. En decoración de interiores cualquier cosa es posible. Y respecto a los trabajos, de todos me siento orgullosa. Quizá un poco más en aquellos casos en los que he tenido que diseñar e incluir alguna pieza propia (muebles, frontales de cama...).

 

Y por último, ¿qué se lleva ahora? Vuelve el papel. Nos olvidamos de la pintura en las paredes. Luego ya habrá tiempo para arrepentirnos.

 

MÁS INFORMACIÓN:
www.marisagutierrez.com