Julio Cano: "En Las Lomas vivimos una fase de tranquilidad"

Julio Cano es el actual presidente de la Comunidad de Propietarios de la urbanización Las Lomas. Lleva cuarenta años viviendo en la colonia histórica más grande de Boadilla, casi cuatro como presidente de su comunidad de propietarios y otros tantos en su junta de gobierno. De ahí que conozca la zona al dedillo.

Julio Cano, presidente de la Comunidad de Propietarios de Las Lomas. Imagen: Emilio Navas.
Julio Cano, presidente de la Comunidad de Propietarios de Las Lomas. Imagen: Emilio Navas.

Ingeniero y economista, nuestro protagonista en esta ocasión nos cuenta que “he fundado cinco empresas y he sido pionero en el mantenimiento de equipos de climatización, con 250 empleados. Ahora estoy jubilado, pero tengo un perfil muy activo”. Y a fe que así es: a sus 73 años es consejero en tres empresas, pertenece a una asociación del gremio al que se dedicó y preside una comunidad de propietarios en la costa, además de la de Las Lomas.

 

Hablamos de Julio Cano, casi cuatro años en este último cargo y cerca de ocho en la junta de gobierno en la urbanización histórica más grande de Boadilla, que lógicamente conoce bien porque además es uno de sus vecinos más veteranos: unos 40 años residiendo aquí. “Las Lomas suma 815 parcelas, con una superficie media de 2.500 metros cuadrados. Hay 750 chalets y alrededor de 3.000 vecinos de clase media-alta, que se ven y conocen a distancia. También tenemos unos 35 kilómetros de calles”, explica.

 

Julio relata que, en la actualidad y como urbanización, Las Lomas vive una fase de tranquilidad. “Los temas problemáticos están identificados y encauzados. Como comunidad de propietarios tratamos de prestar los servicios más requeridos, como la vigilancia, en la que invertimos el 60% de nuestro presupuesto”.

 

¿Qué problemas hay en Las Lomas? Son de tipo histórico. En 40 años hemos vivido bastante abandonados por las distintas corporaciones municipales. Se ha parcheado lo que no tenía más remedio. Las infraestructuras se han quedado antiguas. Solo el actual equipo de gobierno, el que más sensibilidad y mejor disposición ha mostrado hacia la urbanización, ha emprendido una operación de asfaltado (muchas calzadas están agrietadas), pero apenas de tres kilómetros. De todos modos, se ha comprometido a renovar el alumbrado, el cableado… queda mucho por hacer. Para hacerse a la idea, la red de telefonía es aérea por completo, y eso provoca averías frecuentes. Son cosas que crean malestar: pagamos casi tres millones de euros por IBI, y quisiéramos que una parte revirtiese en la urbanización.

 

¿Y las zonas verdes? Hace unos seis años que existe una nueva junta de compensación, pero los sucesivos consistorios han hecho y deshecho con algunas parcelas, y poco a poco se han perdido metros y espacios comunes. Es lógico que algunos vecinos reclamen indemnizaciones por expropiación. A fi n de cuentas, son mermas que restan valor a la zona.

 

¿Quién se encarga del mantenimiento? El Ayuntamiento, hablando de alcantarillado, limpieza y alumbrado de viales… Claro está, siempre hay discrepancias sobre cómo deberían hacerse algunas de esas labores.

 

¿Qué pasa con la famosa fuente, ahora rotonda Josefina Unturbe? Es un tema polémico: no se explica que estando en pleno eje de Las Lomas, con lo que costó y solo por las quejas de una vecina, apenas si luzca porque el juego de chorros permanece casi apagado. Y eso que la glorieta que forma acaba de cambiar de nombre en memoria a la recientemente fallecida fundadora del vecino colegio Virgen de Europa, y que está fijado que no funcione desde las nueve de la noche o a mediodía.

 

Por cierto, organizan coloquios, ¿verdad? Sí, en el local de la comunidad el segundo miércoles de cada mes, entre las siete y las ocho de la tarde. Están abiertas a todos los interesados y suelen acudir unas 20 personas. Muchas las imparten vecinos y son de todo tipo: psicología, legalidad, aspectos médicos y científicos… 

 

MÁS INFORMACIÓN http://www.urbanizacionlaslomas.es/www.urbanizacionlaslomas.es