Bienvenidos a la fábrica de chocolate

La fábrica Chocolates Maykhel lleva establecida en el polígono industrial Ventorro del Cano desde hace 32 años. Son especialistas en chocolate en polvo a la taza… Esta es su historia y la de una familia vinculada a Boadilla.

Bienvenidos a la fábrica de chocolate.
Chocolates Maykhel lleva en el polígono industrial Ventorro del Cano desde hace 32 años, pero la familia Magallanes-Ribeiro se dedica al chocolate desde hace seis generaciones.
Bienvenidos a la fábrica de chocolate
Alberto de Magallanes-Ribeiro, gerente de Chocolates Maykhel.

Alberto de Magallanes-Ribeiro, licenciado en Farmacia y gerente de Chocolates Maykhel, presume de familia chocolatera. "El abuelo de mi abuelo ya se dedicaba al chocolate y, aunque no lo tenemos documentado, la generación anterior también es posible que se dedicara a ello. Mi bisabuelo tenía una fábrica de chocolate en Barcelona. Mi abuela trabajaba con él. En el año 1951 se vinieron a Madrid, comenzaron a hacer chocolate en polvo para chocolate a la taza principalmente y fue hace 32 años cuando se establecieron en Ventorro del Cano", nos resume.

Actualmente, esta pequeña fábrica de chocolate cuenta con ocho empleados, casi todos vecinos de Boadilla. Y tiene una fórmula magistral para elaborar los distintos productos que comercializan en toda España: chocolate en polvo a la taza con distintos grados de cacao y especialidades (sin azúcar, de sabores…), tabletas artesanas de chocolate, coberturas, etcétera.

Aunque sus clientes son principalmente las distribuidoras y los torrefactores de café, que comercializan junto con sus cafés en cafeterías y restaurantes, en Ventorro del Cano también venden al público. Disponen en la propia fábrica de una pequeña tienda con toda su gama de productos. Un espacio que un buen amante del chocolate debe visitar.

El secreto

¿La fórmula de un buen chocolate? "Claramente, aportar cacao a la mezcla. Y nuestra peculiaridad es que fabricamos con un mínimo del 30 por ciento de cacao. Hablamos de cacao puro prensado, exento de grasa… a diferencia de la tableta de chocolate, que contiene la manteca", nos explica.

Es una bebida estimulante (café, chocolates, té…), no un alimento o preparado para el desayuno, lo que implica mayor proporción de cacao, menos harinas, sin espesantes artificiales ni conservantes, aptos para celiacos… asegura.

Mezcla de ocho países

Como sucede con el café, un buen chocolate se forma haciendo una mezcla de distintos tipos de cacao. Es lo que se llama el blend. "Buscamos una mezcla propia con la combinación que más nos gusta con cacaos que aportan diferentes tonalidades y aromas”, nos explica Alberto.

Su fórmula magistral para elaborar su chocolate incluye cacaos certificados de ocho países del mundo: Nigeria, Ghana, Costa de Marfil (estos tres países producen el 70 por ciento del cacao del mundo), Ecuador, Indonesia, Malasia, Perú y República Dominicana.

Para espesar el chocolate utilizan únicamente almidón de maíz, un producto natural. Y azúcar, lo imprescindible: "Echar azúcar no tiene gracia. Solo te sale dulce. La gracia es echar cacao que vale diez veces más que el azúcar", concluye. Y claro, así sabe.

CHOCOLATES MAYKHEL 
Vereda de los Barros, 32. Pol. Ind. Ventorro del Cano. 28925 Alcorcón
Tel. 91 633 35 55