"Nuestro objetivo es mantener saneadas las arcas municipales"

Entrevista a Juan Siguero, concejal de Economía, Hacienda y Patrimonio del Ayuntamiento de Boadilla del Monte.

Juan Siguero, concejal de Hacienda, Economía y Patrimonio del Ayuntamiento de Boadilla del Monte.
Juan Siguero, concejal de Economía, Hacienda y Patrimonio del Ayuntamiento de Boadilla del Monte. | SÓLO BOADILLA

Juan Siguero es el concejal que maneja las cuentas del Ayuntamiento y quien sigue más de cerca que lo que gasta el consistorio no sea más de lo que ingresa, de proporcionar los recursos para acometer las inversiones necesarias, efecturar los pagos, gestionar los impuestos y tasas...

 

La suya es quizá una concejalía gris de cara al vecino (¿a quién le gusta pagar?). Quienes más le visitan son aquellos “vecinos a los que más les ha subido el IBI durante los últimos años –los de las urbanizaciones— que vienen aquí para que les expliquemos cómo se calcula este impuesto”, cuenta.

 

De apariencia seria y tímida, Siguero es una persona de trato afable. Tiene 38 años, está casado, tiene dos hijos y estudió Derecho. Lleva trece años de concejal en Boadilla. Lo suficiente para haberse recorrido y conocer casi todas las áreas municipales de las que ha sido responsable.

 

A finales de mes llevan al pleno los presupuestos del 2008. ¿Qué nos puede adelantar?  Serán más contenidos y prudentes con el gasto que los de 2007 debido al contexto económico actual. Si en 2007 se incrementaron en un 30%, hasta los 49 millones de euros; en 2008 el incremento será de un 10%, lo que situará nuestro presupusto para ese año en unos 54 millones de euros.

 

¿Cuáles son las principales partidas de gasto? Servicios y Personal. Más del 50% del presupuesto del Ayuntamiento se destina al servicio de limpieza y basuras, los jardines,  el alumbrado público, el mantenimiento de viales y alcantarillado. Y a personal, sobre el 28% del presupuesto.

 

¿Y en el capítulo de los ingresos? El IBI representa el 28% de lo que ingresa el consistorio, aproximadamente. Luego están las transferencias del Estado (en 2007 fueron 7 millones de euros), basadas en gran parte en la población del municipio, de ahí la importancia de que quien viva aquí se empadrone; y las licencias urbanísticas.

 

Boadilla tiene de los impuestos más bajos de España. Aplica el tipo mínimo y las máximas bonificaciones permitidas en el IBI... ¿Durante cuánto tiempo se matendrá la presión fiscal a la baja? Hay que tener en cuenta que, si bien se ha bajado la presión fiscal sobre el contribuyente, los ingresos por el IBI han aumentado debido a la actualización de los datos catastrales, lo que ha afectado a unas 7.000 viviendas cuyos valores estaban sin actualizar desde los años setenta.

 

En cuanto al impuesto de vehículos, hay 43.000 vehículos censados en Boadilla, pero un alto porcentaje son los que matricula el Santander en operaciones de leasing o renting, o de compañías de alquiler. Todo eso revierte en el ciudadano.

 

Nuestro objetivo es mantener las arcas municipales saneadas. No tenemos deuda y durante los próximos doce años habrá una entrada de ingresos regular vía licencias urbanísticas, venta de parcelas... Para garantizar la financiación de los gastos corrientes en el futuro, estamos recurriendo a las concesiones administrativas.

 

Su concejalía se encargará de repartir la ayuda de 2.500 euros para los nacidos en 2007 y menores de 3 años. ¿A cuanto ascenderá esta factura? Hemos previsto una partida de dos millones de euros para ello. En 2007 nacieron 1.200 niños en el municipio. Entre estos, y los que tenían entonces de 0 a 3 años, esperamos unas 4.500 solicitudes. No sabemos cuántos finalmente cumplirán con todos los requisitos establecidos para recibir la ayuda.