Lycée Molière, un proyecto para cada niño

Son unos 140 alumnos, repartidos en 6 clases de 3 niveles, los que constituyen hoy en día el vivero de los futuros «Bacheliers » (alumnos de Selectividad).

Lycée Molière de Villanueva de la Cañada, un proyecto para cada niño
Una educación de calidad que tiene que empezar a temprana edad para que se construya de forma coherente.

El centro, dirigido por la Misión Laica Francesa y concertado por la Agencia para la Enseñanza Francesa en el Extranjero (AEFE), experimenta desde hace varios años un aumento global de sus efectivos en un contexto de alta competencia por la presencia de numerosos colegios internacionales ubicados en su zona de influencia, el oeste de Madrid.

Cabe destacar, no obstante, que el sistema de enseñanza francés es un sistema mundial que permite la movilidad de sus alumnos y garantiza una verdadera continuidad de los estudios y de sus programas, de un país a otro, así como una enseñanza “à la française” (a la manera francesa) que privilegia la estimulación de una autonomía de pensamiento con respecto a la acumulación de saberes… Desde luego, Molière tiene muchos argumentos susceptibles de seducir a las familias que buscan una educación de calidad.

Desde pequeños

Sin embargo, este recorrido se tiene que empezar a temprana edad para que se construya de forma coherente, sobre todo teniendo en cuenta la especificidad lingüística – el uso del francés – y la importancia concedida a la integración de los niños, en la medida de lo posible, a partir de la Maternelle.

Olivier Denis, director de las clases de Primaria, nos comenta las especificidades del plan de estudios y los ejes pedagógicos de la estructura, que convierten este centro familiar, en un lugar ideal para asegurar, a partir de los 3 años, la transición hacia una rutina escolar de excelencia.

Para Olivier Denis, la Maternelle tiene un papel central en la adquisición del idioma –o, mejor dicho, de los idiomas. “Cuanto más crece el niño, más la captación de los sonidos se reduce”, subraya el director. “Hay que procurar conservar la percepción sonora de los alumnos”, insiste. Si, al seguir esta lógica, el francés y el español son objeto de una atención particular, el inglés también se introduce en 1º de infantil (Maternelle), con dos sesiones semanales de 30 minutos de actividades lúdicas para una sensibilización hacia la diversidad lingüística.

Los alumnos seguirán estudiando los tres idiomas a lo largo de su escolaridad y alcanzarán un nivel B2 / C1 en el idioma de Shakespeare cuando ya estén en clase de Première. En cuanto al francés, “un niño que empieza en Petite section entiende todo lo que le dice su profesor y empieza a decir frases sencillas, e incluso complejas, desde la Grande section”.

 

Lycée Molière 
c/ Cristo, 27
Villanueva de la Cañada
Tel: 91 815 50 00