Juan Pedro Iglesias: “Boadilla es un sitio fotográfico y novelable”

El escritor ha publicado la obra ‘Donde habita tu rostro’, cuyas poesías y relatos nos recuerdan muchas escenas de nuestro municipio.

Juan Pedro Iglesias: “Boadilla es un sitio fotográfico y novelable”
Juan Pedro vive en Boadilla desde hace 17 años y aquí encuentra la paz que necesita para escribir.

¿De dónde le viene el gusto por la escritura a este especialista en radiodiagnóstico, aficionado a la fotografía y amante de la naturaleza? El madrileño Juan Pedro Iglesias García (51 años) recuerda que comenzó escribiendo en la revista del instituto. Escribía un diario, poesías...

"La poesía es un género difícil, vas a pecho descubierto"

La poesía es un género difícil, tanto como autor como editorialmente hablando. “Vas a pecho descubierto. Hay mucha pregunta y muchas veces la respuesta está en la propia pregunta. No hay personajes... Al final, eres tú. El relato, sin embargo, te permite crear, viajar, emular...”, nos explica.

Le apasiona escribir. En sus comienzos escribía más poesía. “Ahora me divierte más la novela”, afirma. Estudia Geografía e Historia en la UNED y estudió fotografía, disciplina en la que ha recibido varios reconocimientos.

Como escritor, recibió el segundo premio del Concurso de relato corto 'La Princesa Cuenta' de la Comunidad de Madrid con la obra La última mirada. Ha escrito artículos en la revista Diálogos y en el blog del periódico El Español.

Nuevo libro

El año pasado editó Donde habita tu rostro (Editorial Libros.com), un libro que combina poesías y relatos cortos interrelacionados entre sí. “Obra de tintes fotográficos en la que, a través de muchas imágenes, se han construido una serie de poemas” que Juan Pedro lleva al papel vinculados a los elementos: agua (en representación de la libertad), aire (los sueños) y tierra (los sentimientos).

Para costear la edición, recurrió a una campaña de treinta días de crownfunding. A sus 77 mecenas les regaló impresas algunas de las imágenes que le inspiraron para escribir. “Boadilla es un sitio fotográfico”, reconoce. Y novelable. Aquí vive desde hace 17 años y aquí encuentra la paz que necesita para escribir.