El consistorio se beneficiará, vía impuesto de plusvalía, de la venta de la Ciudad del Santander

La venta de la Ciudad Financiera del Santander por 1.900 millones de euros a un consorcio de inversores extranjeros puede dejar un buen pellizco de euros, aún por calcular, en las arcas del Ayuntamiento de Boadilla vía impuesto de plusvalía.

Vista de la Ciudad Financiera del banco Santander en Boadilla del Monte.
Vista de la Ciudad Financiera del banco Santander en Boadilla del Monte.

La venta de la Ciudad Financiera del Santander por 1.900 millones de euros a un consorcio de inversores extranjeros liderado por la sociedad británica Propinvest, puede dejar un buen pellizco de euros en las arcas del Ayuntamiento de Boadilla vía impuesto de plusvalía.

 

El impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana es un tributo de competencia local. Grava la plusvalía obtenida entre el valor de compra y el valor de venta de un inmueble urbano. En su cálculo entran en juego distintas variables, como los años transcurridos entre el momento de la adquisición del bien y su venta. A la hora de calcular lo que deberá pagar el banco al Ayuntamiento por este concepto, hay que tener en cuenta además que cuando la entidad adquirió los terrenos estos eran rústicos.

 

La venta de la ciudad financiera, que se ha convertido en la adquisición del activo más caro jamás comprado en Europa, deja al Santander una ganancia de 605 millones de euros. El banco seguirá en Boadilla como inquilino, pues ha firmado con el comprador de su sede un contrato de alquiler por 40 años con opción a compra.

 

Ampliación

 

En la Ciudad Financiera están los servicios centrales del Santander. Ahí trabajan más de 6.500 personas, y vendrán más porque desde hace unos meses se están llevando a cabo los trabajos de ampliación de este complejo, al que se le van a añadir nuevos edificios. Se está ampliando la recepción principal del complejo, la escuela infantil, habilitando nuevos comedores, nuevas salas de reuniones...