Mascotas

Diabetes

Perros y gatos pueden padecer diabetes. Además de factores genéticos, la obesidad es un factor de riesgo importante para que desarrollen esta enfermedad. Te contamos cómo detectarla y qué tratamiento es necesario.

 

La diabetes se produce por un defecto de la función del páncreas y en un déficit de insulina que hace que las células del organismo no puedan usar la glucosa. Esta queda en el torrente circulatorio y comienza a observarse como suben sus niveles en sangre.

Las causas de la diabetes son múltiples. Desde predisposición genética de algunas razas, destrucción de las células beta del páncreas, pancreatitis, síndrome de Cushing, etc. Pero hay que destacar un factor de riesgo muy importante que es la obesidad. Los animales obesos son mucho más susceptibles de padecer diabetes.

Síntomas

Sed intensa, apetito voraz y un exceso en la producción de orina son algunos de los síntomas

Al elevarse la glucemia aparecen síntomas como sed intensa, apetito voraz y un exceso en la producción de orina. Según sube la glucosa en sangre, aparecen nuevos signos como es la presencia de glucosa en la orina (glucosuria), porque las células del riñón pierden la capacidad de reabsorberla.

Elevaciones extremas pueden ocasionar trastornos en los ojos (cataratas diabéticas) y en el sistema nervioso (letargia, estupor e, incluso, coma).

Para diagnosticar esta patología, junto con los síntomas clínicos, nos apoyaremos en un análisis de sangre en ayunas para determinar los valores de glucosa. También es importante un análisis de orina para ver si los riñones han perdido o no su capacidad de retener glucosa.

Tratamiento

Tras el diagnóstico, se comienza con una terapia  dietética y médica

Una vez diagnosticado el animal, hay que iniciar una terapia consistente en un manejo dietético y médico. El tratamiento médico de elección es el uso de insulina para todos los perros con diabetes y para la mayoría de los gatos.

Puede ser bastante dificultoso concretar la cantidad de insulina que debemos administrar a cada animal, por lo que se debe hacer un estudio individualizado muy preciso y un seguimiento estrecho para hacer las correcciones necesarias hasta lograr estabilizar completamente al paciente y su medicación.

Un apoyo importante al tratamiento de la diabetes es la esterilización de las hembras enteras que se diagnostican. La esterilización se aconseja porque determinadas hormonas, como la progesterona, pueden provocar resistencia a la insulina.

Si observa que su animal comienza a comer y a beber más de lo normal de un modo claro, debemos acudir a la clínica para determinar si la causa es una diabetes o alguna otra de las enfermedades que pueden cursar con síntomas similares.