Cosme Núñez: una caja de sorpresas

A sus 68 años, este polifacético vecino de Boadilla nos acerca cada día con su cámara lo que pasa en el municipio. También baila, patina… ¡o pinta! Sus cuadros los podremos contemplar hasta el próximo 2 de mayo en la sala de exposiciones del Centro de Formación. Su vida, un no parar.

Cosme Núñez: Una caja de sorpresas
Cosme Núñez expone este mes en el Centro de Formación de Boadilla del Monte una selección de 35 óleos.
Cosme Núñez: Una caja de sorpresas
Cartel de la exposición de pintura de Cosme Núñez Molinero. Se puede ver hasta el próximo 2 de mayo en el Centro de Formación de Boadilla del Monte.

A sus 68 años, vitalidad no le falta. Como además duerme poco, los días le cunden para hacer muchas cosas. Entre otras: bailar, patinar, pintar, hacer fotos, las redes sociales, mantener contacto con radioaficionados de todo el mundo… El recorrido por la vida de Cosme Núñez Molinero, tanto la de hoy como la de ayer, es una caja de sorpresas.

Vecino de Boadilla desde hace 30 años, Cosme es una de las personas más activas de la Asociación de Mayores. Siempre le gustó la fotografía. Es quizá una de sus facetas más conocidas porque durante los últimos años se ha dedicado a plasmar con su cámara cuantos eventos informativos, sociales y culturales se suceden en esta ciudad. Y casi no se pierde uno. Imágenes que cuelga luego para los suyos en Facebook (casi 700 seguidores). Su página en esta red social es un poco el discurrir diario de Boadilla (¡salvando la del alcalde, claro!). Sus imágenes, además, acompañan las informaciones de la revista Protagonistas, en la que colabora como fotoperiodista.

Compagina la fotografía con el patinaje, el baile o la pintura. “Empecé a pintar cuando murió mi hermano (el pintor Félix Núñez Molinero, Premio Nacional de Bellas Artes) hace ocho años. Hasta ahora”. Lleva más de 200 cuadros de paisajes, motivos costumbristas, retratos, personajes históricos…

Además de pintar, Cosme baila, patina, es radioaficionado, buen fotógrafo... actividades de las que da cuenta a través de sus redes sociales

La exposición

En Boadilla expone este mes en el Centro de Formación 35 óleos llenos de luz y colorido. Una muestra representativa de su arte pictórico. Ninguno a la venta: “No me gusta vender cuadros. O los regalo o los guardo para mí,” afirma.

Se crio y nació en Pozuelo de Alarcón. Tiene un hijo y dos nietos. A su mujer la conoció hace casi 50 años en la empresa en la que trabajaban. Estudió Ciencias Empresariales. Pero profesionalmente, en sus 43 años trabajados, ha hecho casi de todo: montó las primeras centrales de conmutación digital, fue profesor de Geografía de la economía en la academia que dirigía, responsable de Control de Calidad en Alcatel…

Deportista

Jugaba al fútbol y la petanca en el Real Madrid (“tenía carné de jugador del club”, nos cuenta). A juzgar por los trofeos que acumula en las estanterías de su casa, no se le daba mal.

Pero no son los únicos deportes que le apasionan. “Empecé a patinar con 4 años en la pista de frontón que había al lado de casa”. Hoy lo sigue haciendo con el Club Boadilla Patina. Además, ha cultivado la caza, la pesca, el ski, el montañismo…

Su padre y su hermano tocaban la guitarra. Recuerda “bailar de pequeño en los saraos flamencos que se montaban en casa”. Y de ahí lo de el baile. “Hace cuatro años me prometí bailar decentemente las sevillanas. Yo creo que más o menos lo he conseguido gracias a Pilar Domínguez”, cuenta convencido.

También cantaba zarzuela. “En el Colegio Fray Luis de León hacíamos una antología de la zarzuela, y así empecé.

Estuve cantando zarzuela en la Compañía Lírica Nacional, el Teatro de la Zarzuela… Y con un grupo de amigos íbamos luego de pueblo en pueblo, donde nos contrataban”, recuerda. Lo que ganaban, se lo gastaban luego en comer con sus mujeres por la zona.

Tiene seis emisoras de radioaficionado en casa. Ha contactado con radioaficionados de todos los países salvo dos: Corea del Norte y Kiribati. Está a punto de lograr el botón de Oro que concede la Unión de Radioaficionados Españoles.

Curiosamente, tiene un teléfono móvil antiguo que apenas usa. ¿Motivos? Atrás queda en el recuerdo esa llamada “una tarde de pesca, que me estropeó una buena captura. Así que desde entonces, no lo utilizo apenas”, reconoce.

 

EXPOSICIÓN DE PINTURA

Cosme Núñez Molinero
Del 4 de abril al 2 de mayo.
Centro de Formación
C/Victoria Eugenia de Battenberg, 10
Boadilla del Monte.