Boadilla, un municipio para vivir con mascotas

Aunque hay pocos datos reales sobre el número de mascotas en el municipio, basta con echar un vistazo alrededor para ser conscientes de que estamos algo por encima de la media española que dice que hay una mascota en el 40% de hogares.

Boadilla del Monte es un lugar de mascotas. Por sus amplias zonas verdes, el monte, la tipología de vivienda y construcción en la zona.  

En España, casi el 40% de los hogares tienen una mascota. En concreto, hay más 20 millones de animales de compañía, según el censo de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC).

Por lo que respecta a nuestro municipio, en el censo oficial de mascotas (la ley local obliga a censar a todo animal doméstico: perros, gatos, pájaros, hurones, hamster, conejos...) la concejalía de Sanidad tiene registrados 1.139 animales en el municipio. 1.083 son perros, de los que 163 son considerados potencialmente peligrosos, y 55 gatos. 

Además la normativa local obliga a llevar identificados a todos los perros, gatos, hurones, conejos, équidos (caballos, asnos y cebras) y aves. Los primeros mediante microchip y las aves, con anilla. También deben ir identificados todos los animales potencialmente peligrosos.

Los datos reales del número de mascotas parecen distar mucho de lo que se ve en calles y parques a diario. 

De acuerdo a los datos que maneja el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid a través del Registro de Identificación de Animales de Compañía (el famoso microchips), en Boadilla del Monte hay un total de 14.017 animales repartidos así: 12.141 perros, 1.824 gatos y 52 hurones.  Pero es muy probable que no esté actualizado con las defunciones (los veterinarios sí gestionan las bajas, pero no así todas las empresas de recogida de animales).

Los veterinarios de la zona tampoco saben dar una cifra. Si hay una mascota en el 40% de los hogares, podríamos estar hablando de alrededor de 6.000 animales en el municipio. 

Sobre sus derechos y obligaciones para la correcta convivencia de personas y mascotas existe una exhaustiva y clara ordenanza municipal, sobre la base de que no existe mascota responsable sin dueño responsable.

Tenencia responsable

Los propietarios deben tener en cuenta que los animales dependen absolutamente de ellos y que deben responsabilizarse de todas las atenciones que requieren, así como de asegurar que su presencia o sus hábitos no van a ocasionar molestias para el resto de los vecinos. Sobre todo en lo relacionado con la higiene y la seguridad de la localidad, teniendo en cuenta los derechos de las personas a las que no les agrada la presencia de animales.

En cuanto a equipamientos y servicios, de los 57 parques que hay en Boadilla, en más de la mitad  hay un área canina. Zonas que han mejorado mucho durante la última legislatura. Hay además 150 papeleras con dispensadores de bolsas para recoger los excrementos de los canes.

Desde noviembre del año pasado, la Policía Local cuenta con un lector de microchip de perros y gatos. Lo que agiliza y abarata notablemente la gestión con los animales encontrados perdidos en la calle.

En el monte

Respecto al monte, hace dos semanas la Comunidad de Madrid ha colocado carteles informativos en sus entradas para advertir a los dueños de perros de la obligatoriedad de que sus mascotas estén controladas (sujetas) cuando accedan al mismo. Y más aún en las zonas en las que están las ovejas.

Centro de protección

El Ayuntamiento está estudiando a su vez la instalación de un Centro de Protección de Animales en Prado del Espino con el fin de que los vecinos no tengan que desplazarse fuera del municipio para recuperar a sus mascotas o adoptar alguna.

Recuerda que es obligatorio... 

• Censar los animales de compañía (perros, gatos, hurones, conejos, etc.) en el censo municipal de animales domésticos

• Inscribir los animales potencialmente peligrosos en el registro municipal (los que pertenecen a las siguientes razas y sus cruces: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American StaffodshireTerrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu).

• Vacunación antirrábica de perros

• Disponer de un seguro de responsabilidad civil en caso de ser propietarios de perros.

• No tener más de cinco animales (perros y/o gatos) en la vivienda.

• Respetar el nivel de silencio adecuado, especialmente en horario nocturno (de 22.00 a 8.00 horas).

• En los espacios públicos y en los privados de uso común, los animales de compañía irán conducidos por persona capaz e idónea, sujetos con cadena, correa o cordón resistente.

• Recogida de las deyecciones de los animales depositadas en espacios públicos o privados de uso común.

• Esterilización de gatos y perros que tengan acceso al exterior de las viviendas y pueden tener contacto no controlado con otros perros o gatos.

• Los animales irán provistos de bozal en espacios públicos y privados de uso común cuando el temperamento o naturaleza, antecedentes y características del mismo así lo aconsejen, y siempre que estén considerados potencialmente peligrosos.

Además, queda prohibido..

• La circulación de animales domésticos de compañía sueltos en zona urbana. No obstante podrán permanecer sueltos, excepto los considerados como potencialmente peligrosos, de 20 a 7 horas en horario de invierno y de 22 a 7 horas en horario de verano. 

• La entrada de animales en zonas de juegos infantiles.

• En las zonas de monte, como espacio público, la circulación de animales potencialmente peligrosos sueltos, para el resto de animales los propietarios deberán ejercer una adecuada vigilancia con el fin de evitar situaciones peligrosas y de conflicto. 

• Dejar los animales sujetos a cualquier elemento del mobiliario urbano sin el control permanente de sus propietarios o poseedores. 

• El baño de animales en fuentes ornamentales, estanques o similares, así como que éstos beban directamente de las fuentes de agua potable para consumo humano. 

• El suministro de alimentos a animales vagabundos o abandonados, así como a cualquier otro cuando de ello puedan derivarse molestias, daños o focos de insalubridad. 

• La utilización ascensores por personas que conduzcan animales de compañía se hará siempre que no sea utilizado por otras personas, salvo que estas lo permitan. Dicha utilización, si los vecinos así lo exigieran, contará con la autorización de la comunidad de propietarios.