Una comunidad muy activa

Roberto González y Mª Carmen Romero, pastores del Centro Cristiano Buenas Noticias de Boadilla del Monte.

Mª Carmen Romero y Roberto González, pastores del Centro Cristiano Buenas Noticias de Boadilla del Monte.

Durante estos días, más de 100 personas del Centro Cristiano Buenas Noticias de Boadilla del Monte (iglesia evangélica) se afanan en finalizar la instalación en la calle Valle Inclán (sector B) con forma de cúpula que será su sede provisional durante los próximos años hasta que construyan la definitiva, ahí mismo. Allí hemos podido ver trabajando, como uno más, a los responsables de esta congregación, Roberto González y su mujer, Mª Carmen Romero, ambos de 45 años de edad. Tienen cuatro hijos.

 

Como entidad religiosa independiente, aunque trabajan bajo el paraguas de la Federación de Iglesias Evangélicas de España, ¿de dónde sacan los recursos económicos para esta obra? El solar nos lo ha cedido el Ayuntamiento, como ha hecho con otras confesiones religiosas. La obra la estamos financiando con un préstamo avalado por los propios miembros de este centro cristiano de Boadilla. Lo pagamos a través de aportaciones voluntarias, ofrendas. También hay mucho trabajo voluntario. No recibimos subvenciones ni ayudas oficiales.

 

Son una comunidad muy activa... Siempre hemos colaborado, participado y organizado actividades que consideramos de interés para los jóvenes y los vecinos de Boadilla: maratones, competiciones deportivas, conciertos, exposiciones... Tenemos un Centro de Día, reconocido por la Comunidad de Madrid, donde de martes a sábado impartimos clases de apoyo a más de cincuenta niños de entre 6 y 14 años. Lo hacemos a través de la ONG Dignidad Madrid con el fin de prevenir el riesgo infanto-juvenil. También tenemos un psicólogo a disposición de las familias que lo necesiten. A su vez, todos los jueves repartimos alimentos entre las personas necesitadas que se acercan a nuestro centro en la calle Convento...

 

Participan también en misiones humanitarias y de ayuda en el exterior. Sí. Hemos coordinado proyectos en Guinea Ecuatorial, Argentina, Marruecos o Mozambique. Generalmente levantamos escuelas donde los niños van a aprender y reciben lo que para muchos va a ser su única comida del día. Hemos tenido cerca de 50 personas de Boadilla participando en estas misiones humanitarias.

 

Imagino que, como iglesia minoritaria, pasarán sus dificultades... Parece que todo lo religioso debe ser iglesia católica, cuando no es así. Paradójicamente, como confesión cristina que somos también, es con ellos con quienes nos sentimos más identificados y próximos. Compartimos muchas cosas, si bien nosotros vivimos el culto y la fé de otra manera. Es quizá ese desconocimiento en general de la sociedad nuestra mayor dificultad. Por lo demás, aquí estamos abiertos a todos.