El Palacio del Infante Don Luis hoy

Construido entre 1763 y 1765 por el Arquitecto Ventura Rodríguez, esta joya de estilo neoclásico espera, tras años de abandono, su restauración.

Fachada posterior del Palacio del Infante Don Luis de Boadilla del Monte.
Fachada posterior del Palacio del Infante Don Luis de Boadilla del Monte. | SÓLO BOADILLA

 

El Palacio del Infante don Luis de Borbón –hijo de Felipe V y hermano del rey  Carlos III– fue construido a instancias del Infante por el arquitecto Ventura Rodríguez. Las obras empezaron en 1763 y finalizaron en 1765. Se trata de un magnífico edificio neoclásico, bien conservado a pesar de los avatares históricos y de la desidia y abandono que ha hecho mella en el mismo durante las últimas décadas.
 
Rodeado de jardines y lo que en su día fueron huertas, forma un conjunto monumental declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1974.

El palacio fue la residencia principal del Infante desde 1765 hasta su matrimonio con María Teresa de Vallábriga, en 1776. Lo heredó su hija, la Condesa de Chinchón, casada con Manuel Godoy. Posteriormente pasó a la hija de esta última, casada con el príncipe italiano Camilo Rúspoli, familia a la que ha pertenecido hasta nuestros días.

En 1998, el Ayuntamiento de Boadilla compró el edificio a Enrique Rúspoli, su último propietario. Desde entonces, ni se han cumplido las perspectivas y acuerdos que recogía el convenio de expropiación firmado por el Ayuntamiento y su anterior propietario, ni ha cuajado ninguno de los proyectos presentados para poner en uso el edificio.

 

El convenio de expropiación establecía, entre otras cosas, que el Ayuntamiento se comprometía a restaurarlo para que tuviera un destino acorde con su categoría monumental, y a destinarlo a usos de especial relevancia cultural, museística, educativa y de alta especialización cultural, además de no poder destinarlo a ningún otro de los servicios públicos. 

 

Sobre las alternativas barajadas, la primera fue convertir el palacio en sede del Instituto Europeo de Estudios Superiores de la Cultura y la Comunicación. Un proyecto del que tras la expropiación nunca más se supo.

 

En 2002 el Ayuntamiento cedió el conjunto al Ministerio de Defensa para su escuela militar ecuestre, pero los tribunales lo pararon al considerarlo ilegal a raíz de un contencioso interpuesto por la Asociación Amigos del Palacio. Un año más tarde, se presentaría el proyecto para convertir el palacio en Museo de la Historia de España. Hasta que finalmente llegó el de la Fundación Autor de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

 

El proyecto de la SGAE

 

El proyecto de la SGAE cuenta con todas las bendiciones políticas para salir adelante: la institución tiene dinero para rehabilitar el conjunto y capacidad para llenarlo de actos culturales durante todo el año. Aspectos muy valorados en el consistorio por lo que pueden significar para el municipio. Por eso PP y PSOE votaron a favor de la cesión del Palacio a esta entidad, que a cambio va a restaurarlo. Alternativa por Boadilla votó en contra de la misma. Este partido, además, ha recurrido en los tribunales el procedimiento de cesión por supuestas irregularidades.

 

En cuanto a lo que es el proyecto en sí, la Fundación Autor prevé invertir 30 millones de euros en la restauración del edificio y ampliación de las instalaciones. Bajo los actuales jardines del palacio, prevé construir un auditorio, aulas, una biblioteca... Y el edificio en sí quedaría como sede institucional de la Fundación.

 

Se han hecho ya catas para confirmar el estado del palacio, pero para empezar las obras, la SGAE necesita, tratándose de un conjunto protegido, que los expertos de la Dirección Regional de Patrimonio de la Comunidad de Madrid den su visto bueno. Algo que, de momento, no se ha producido. El proyecto, dicen en Patrimonio, "sigue en fase de estudio". ¿Hasta cuándo?

 

 

 

La asociación de amigos del palacio

 

La Asociación Amigos del Palacio, que fundó y preside Paloma Olmedo, quien ha escrito un libro sobre el palacio y otro sobre la historia de Boadilla del Monte, ha sido una de las voces más críticas con la política llevada a cabo respecto al Palacio del Infante Don Luis.


Desde la misma, se hace hincapié en los nueve años de decadencia que ha sufrido este conjunto histórico: "Desde su adquisición, el Ayuntamiento de Boadilla no ha invertido nada en el mantenimiento del mismo. Sin embargo, sí ha permitido actuaciones, como la celebración de fiestas privadas en su interior, que han podido poner en peligro los valores artísticos del monumento", afirma Olmedo.

Lo cierto es que la única obra prácticamente ejecutada en los últimos años es la restauración de la fachada principal con motivo del rodaje de la película Los fantasmas de Goya. Actualmente también se está recuperando la plaza y el entorno situado frente a esa misma fachada, gracias a los fondos del Prisma, un programa de la Comunidad de Madrid

Desde la Asociación tampoco se ve con muy buenos ojos el proyecto de la SGAE. "El palacio se destinará a oficinas de la fundación, lo que hace poco probable que se pueda visitar el edificio".

Se duda también de que los técnicos de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid vayan a dar su autorización al proyecto de restauración y reforma presentado por esta entidad por considerar que no se ajusta a la ley de Patrimonio Histórico en muchos aspecto.

¿Qué propone hacer la asociación?
 
- Que se cree una fundación, con expertos y representantes de las instituciones, cuyos objetivos sean la rehabilitación y puesta en valor del conjunto monumental, sin poner en peligro su singularidad.

- Que se restaure ya el Palacio de forma rigurosa y fiel al edificio original, como es preceptivo legal.

- Darle un uso cultural y público, como la instalación de un museo.

- Que se restauren el entorno y los jardines y se habilite para uso público, controlado y vigilado.

 

Más información: Asociación Amigos del Palacio de Boadilla del Monte