Flor de Almíbar: un lugar con encanto y magia

Flor de Almíbar es el sueño hecho realidad de su propietario, Roberto Carlos González, un hombre que lleva 30 años vendiendo la mejor fruta en los mercadillos de los diversos municipios madrileños.

Flor de Almíbar, un lugar con encanto y magia

Flor de Almíbar no es una frutería ni tampoco una floristería ni, por supuesto, tampoco es un lugar de productos gourmets, es mucho más: es una forma de ver la magia y el encanto de sus productos (frutas, verduras, flores de alta calidad) en sus estanterías y expositores. 

Es el sueño hecho realidad de su propietario, Roberto Carlos González, un hombre que lleva 30 años vendiendo la mejor fruta en los mercadillos de los diversos municipios madrileños.

En la tienda fusiona la fruta más selecta con una gran variedad de flores exclusivas. El local está en la urbanización Bonanza, en el edificio que actualmente alberga el restaurante Renato.

Roberto nos cuenta que lleva “toda la vida en este campo. Desde los 14 años he acompañado a mi padre en la venta ambulante. Traemos la mejor fruta y verduras directamente de los mejores campos de España. Todas ellas con denominación de origen y también la mejor fruta de importación de zonas tropicales, como pueden ser el mango, la papaya, piña, pitaya, fruta de la pasión y un largo surtido”. 

También todas sus legumbres son de denominación de origen. Y los arroces ecológicos han sido traídos de la India, China, Tailandia… Enumera la gran variedad de productos gourmet de sus estantes: aceites y vermuts ecológicos, galletas inglesas, diversos tipos de sales, mermeladas sin azúcar…

A cargo de las flores se encuentra Eva: “Tenemos las flores más bonitas del mundo con una selección difícil de encontrar en otro lugar. Adquirimos flores exclusivas como son las peonias francesas, hortensias, clavel antique, anémonas y rosas de jardín. Y realizamos todo tipo de  arreglos florales, cestas combinadas (de frutas, de flores, combinadas de frutas y flores, de productos gourmet). Somos especialistas en novias y todo tipo de eventos”, asegura.

Y es que este es sin duda un lugar que merece la pena conocer. Por su peculiar oferta, la mezcla de colores, olores y encantos de todos sus productos.

Flor de Almíbar