"Queremos devolver al fútbol femenino lo que nos dio en su momento"

Natalia Suárez y Ana García son las entrenadoras, desde hace dos temporadas, de los dos equipos femeninos del Club Deportivo Nuevo Boadilla. Se conocieron hace años jugando en un equipo de Boadilla y desde entonces mantienen su amistad y pasión por este deporte.

Nuevo Boadilla - Entrenadoras
Ana García (izd.) y Natalia Suárez, entrenadoras de los equipos femeninos del Club Deportivo Nuevo Boadilla. | Solo Boadilla
CD Nuevo Boadilla - Equipo femenino
Hasta ahora solo tenían dos equipos de fútbol 7, pero para la próxima temporada formarán ya uno de fútbol 11. En la imagen, parte de los chicas que juegan en el CD Nuevo Boadilla. | Solo Boadilla

Empezaron hace tres años con apenas 12 niñas. Ahora son más de 30, por lo que  esta temporada han tenido que formar dos equipos. Y para la que viene, la novedad es que habrá equipo de fútbol 11 (hasta ahora eran grupos de fútbol 7), lo que amplía el rango de edad de las jugadores. 

Natalia Suárez (32 años) y Ana García (34 años) son las entrenadoras de los chicas del Club Deportivo Nuevo Boadilla. Natalia vive aquí desde hace más de 20. Y aquí también empezó a jugar al fútbol. Esta abogada nos cuenta cómo comenzó su aventura de entrenadora: “El presidente del Nuevo Boadilla nos llamó porque quería ampliar la sección femenina del club, con la que contaba el club desde hacía un año. Y nosotras, que nos lanzamos a todo, quisimos sumar nuestro granito de arena en apoyo del fútbol femenino”.

Ana empezó a jugar en Aluche y tiempo después se vino a Boadilla, donde conoció a Natalia en un equipo de la zona. Esta diplomada en Trabajo Social y Relaciones Laborales ha jugado en el Rayo Vallecano y el Pozuelo. Nos cuenta que está muy contenta con el equipo. Ya había entrenado en alguna ocasión a equipos más pequeños, pero hacerlo en el Nuevo Boadilla ha sido todo un descubrimiento para ella. “El club ha apostado muy fuerte por las chicas y nosotras nos vemos muy reflejadas en ellas. Queríamos devolver al futbol femenino lo que en su momento nos dio”, asegura.

De jugadoras a entrenadoras

Ese cambio de rol de jugadora a entrenadora fue un gran paso, y así nos lo cuentan ambas: “Decidimos tomar este proyecto juntas para apoyarnos mutuamente. Te enfrentas a una situación desconocida. Es cierto que tantos años de entrenamiento te dan una buena base. Tienes muy claros los reglamentos y las técnicas, pero de ahí a llevar un equipo, hay un paso. Después del primer año todo ha ido más rodado. Tanto es así, que esta temporada cogimos cada una un equipo con total libertad”.

Entrenan cada martes y jueves de 19.30 a 20.30 a chicas de entre 10 y 13 años. Y lo hacen todas juntas, aunque pertenezcan a equipos distintos. La única diferencia es que cada sábado compiten contra otros equipos. Pero todas se sienten parte de un mismo club y comparte la misma ilusión y pasión por el deporte.

A pesar del aumento de jugadoras, sólo había dos equipos de fútbol siete, lo que limitaba mucho la edad de juego (solo pueden jugar hasta los 13 años).

El año que viene se abre una nueva etapa con el equipo de fútbol 11. También este nuevo equipo trae consigo muchos cambios. Aumento del campo, nuevas normas, más tiempo de juego…

Una nueva dimensión

“Va a ser un año de mucha ilusión, pero muy duro. Muchas niñas pasan a futbol once, lo que supone unas dimensiones y normas nuevas. El tiempo de juego también se amplía, por lo que va a ser un año de transición, pero siempre disfrutando y viviendo el deporte con ilusión. No nos ponemos por ahora ninguna meta. Todavía no sabemos en qué liga vamos a jugar por lo que iremos poco a poco viendo cómo responde el quipo y las jugadoras”, nos explican Natalia y Ana.

¿Fútbol, estudios…? Ambas tiene muy clara que la prioridad: lo primero, son los estudios, algo en lo que coinciden con los padres de sus discípulas. “Somos muy exigentes en el tema de estudios. Al fin y al cabo, es su futuro y tiene que ser una prioridad. Para venir a entrenar, primero tienen que haber cumplido con sus obligaciones”, comenta Natalia. Y añade Ana: “Muchas veces nos ponemos a nosotras de ejemplo. Hemos jugado durante mucho tiempo y seguimos jugando, pero nunca hemos descuidado nuestros estudios. Puedes hacerlo todo. Solo hay que enfocarse en el objetivo y no perder el tiempo”.

Es prioridad también que las niñas disfruten y aprendan los valores de compañerismo y empatía que trasmite el deporte en equipo. “Las competiciones les enseña a saber perder y gestionar sus emociones, algo aplicable a todos los ámbitos de tu vida. Ves la evolución según van creciendo, van cambiando de actitud, aprendiendo día a día… Intentamos inculcarles que sobretodo tienen que disfrutar del deporte y de las compañeras”, explican las entrenadoras.

Los resultados de la temporada

Juegan todos los sábados de octubre a mayo, con las fiestas y parones habituales, en una liga entre 11 equipos de la zona. Los dos equipos del Nuevo Boadilla femenino han quedado quintas y séptimas. Curiosamente, “este año han tenido que enfrentarse ambos equipos entre sí, con un resultado muy equitativo: cada equipo ganó uno de los partidos. Hemos conseguidos dos equipos muy equilibrados, con apenas cuatro puntos de diferencia entre ambos”, comentan.  

Más información

info@nuevoboadilla.es

Twitter: @NuevoBoadilla