¿Puedo usar lentes de contacto?

Las lentes de contacto son una opción a las gafas graduadas ya sea por motivos estéticos o por salud visual. Están indicadas en niños con miopías altas ya que la lentes de contacto les dan una libertad que las gafas no tienen y aportan un campo de visión más amplio. Algo importante en el desarrollo de la visión periférica del niño. No es sólo una cuestión estética.

¿Puedo usar lentes de contacto?
Las lentes de contacto son una muy buena opción para niños y adolescentes.

En niños y adolescentes para evitar el crecimiento de la miopía hay tratamientos con lentes de contacto especiales como la ortoqueratología, que evitan el crecimiento axial del ojo miope, ayudando a una estabilización de la miopía durante la época de desarrollo. En hipermétropes es importante para mejorar el campo visual aportando un mejor desarrollo motor.

Para niños con ambliopía u ojo vago, el uso de este tipo de lentes le ayuda a recuperar la visión del ojo que ve menos y acelerar el proceso de la rehabilitación visual de las funciones de ese ojo, complementándolo con terapia visual. En niños muy pequeños, están indicadas cuando hay una patología ocular que precisa corrección con lentes de contacto y no se pueden poner gafas. Por tanto, no hay edad para empezar a usar lentillas. Estas aportan soluciones a problemas visuales.

En nuestra etapa adulta, las lentillas nos proporcionan mayor confort visual y son un complemento de nuestras gafas. Las podemos usar para hacer deporte, actividades al aire libre o en nuestra vida cotidiana. Podemos corregir nuestra vista cansada, pudiendo ver tanto de lejos como de cerca son las lentes de contacto progresivas, el astigmatismo, deformaciones corneales...

El contactólogo es el profesional sanitario que le asesorará en la solución más adecuada a sus necesidades.