La piómetra

La piómetra es una infección uterina con acúmulo de pus y secreciones en su interior. Es una enfermedad muy grave que puede comprometer la vida del paciente si no se actúa con prontitud.

Mascotas - Boadilla del Monte
La piómetra es una infección uterina que puede comprometer la vida de nuestra mascota si no se actúa con prontitud.

Suele presentarse hacia las 4-8 semanas de haber comenzado el celo. Durante el mismo, el cuello del útero permanece abierto y esto permite la entrada de bacterias procedentes de la vagina que, en condiciones normales, son eliminadas en el endometrio. Si la respuesta inmunitaria es inadecuada, las bacterias comienzan a proliferar. Además, la progesterona favorece la generación de moco cervical, que cierra el cuello del útero y disminuye la contractibilidad del mismo. De este modo, las bacterias quedan encerradas en un ambiente favorable, acumulándose pus y secreciones en el interior del útero (piómetra cerrada), distendiéndolo y, en algunos casos, puede llegar a romperse causando una peritonitis. Ocasionalmente, el cuello del útero permanece abierto permitiendo la salida de parte de ese contenido purulento (piómetra abierta).

En el caso de las piómetras abiertas, o en las cerradas que por presión llegan a abrirse, se observa descarga vaginal purulenta, lo cual facilita en gran medida el diagnóstico. En piómetras cerradas, no se observa descarga y notamos fiebre, apatía, anorexia, aumento del consumo de agua…

En casos más graves, se puede desarrollar un cuadro de toxemia por liberación de toxinas bacterianas, septicemia, insuficiencia renal, peritonitis…

El tratamiento de elección es quirúrgico y, sobre todo, urgente. Hay que proceder a una ovariohisterectomía (extirpación de los ovarios y el útero). Además, hay que instaurar una terapia antibiótica agresiva. En algunos casos está descrito el tratamiento médico con antibióticos y prostaglandinas, pero solo se puede hacer en casos en los que el animal tiene muy buen estado de salud y, aún así, el resultado no suele ser satisfactorio y terminan en quirófano.