Adrián Díez, 14 años: Un esquiador que promete

Desde que a los tres años se subió a unos esquíes, Adrián no ha dejado nunca de lado su pasión. A los 14 años es ya una de las promesas de este deporte a nivel nacional y no es para menos. Ha cosechadouna gran cantidad de pódiums y es tercero por puntos en el ranking Copa de España.

Un esquiador que promete
Adrián Díez, joven promesa del esquí.
Un esquiador que promete
Adrían Díez.

Empezó a esquiar con tres años en sierra Nevada. Sus padres eran aficionados a este deporte, afición que poco a poco se le fue contagiando. A los pocos años, se apuntó a su primer club de esquí. Ahí se dieron cuenta de su potencial y no se equivocaron porque rápidamente empezó a destacar en las competiciones.

El año pasado fue decisivo para Adrián Díez, joven vecino de Boadilla de 14 años, que tiene en el esquí su gran pasión. Empezó a competir en la categoría Edu14. “Una categoría muy difícil por el cambio que suponía, pero los resultados fueron buenos”, comenta contento el deportista. Y no es para menos: aun siendo el pequeño de esta categoría, quedó tercero en el campeonato de Copa de España.

Consiguió subir al podio en todas las copas de España y es el tercero por puntos en el ranking de la Federación Española de Esquí. “Ha sido una temporada fenomenal, estoy muy contento con los resultados”, nos cuenta risueño Adrián.

Durante la temporada de esquí reside en Jaca en un centro de tecnificación. Allí sigue también los llamados esquí estudios. Así que entre entre­namientos y estudios, resulta verdaderamente difícil contactar con él durante el curso [aprovechamos que pasa en Boadilla unos días de vaca­ciones para charlar con él]. “Por la mañana entrenamos y por la tarde vamos a clase en el internado de los Escolapios. Apenas tienes tiempo libre y hay que organizarse muy bien, pero ha sido una experiencia muy chula que espero repetir el año que viene”, nos explica el esquiador.

Cuando no está concentrado en Jaca, Adrián acude al colegio Quercus, donde le ofrecen muchas facilidades para practicar este deporte y poderlo compaginar con las clases. El calendario de competición le obliga en ocasiones a faltar a clase o tener que posponer algún examen.

Este año cambia de categoría. Sube a la U16, una de las más difíciles. Pero Adrián se muestra tranquilo y confiado. Días después de esta entrevista viajaba a los Alpes a comenzar la pretemporada entrenando con sus compañeros.

Le preguntamos por su futuro y él lo tiene claro: “Me gustaría dedicarme al esquí y vivir de ello. Sé que es difícil, pero se puede hacer y voy a luchar por ello”.

Pertenece al equipo Tecalp, uno de los mejores de Madrid, y a la Federación Madrileña de Esquí. La marca Atomic le ha seleccionado y es ahora su patrocinador. “Cuando una marca te patrocina es un gran alivio económico ya que los materiales son muy caros y de esta manera te hacen un buen precio y no tienen que pagarlo todo los padres”, nos explica Anselmo, su padre.