Dionisio Rodríguez: Un abuelo muy activo

Nada, juega al padel, toca en un grupo de música africana. Le gusta el baile, jugar al mus… Dionisio Rodríguez , 68 años, es de los abuelos (tiene seis hijos y cinco nietos) deportistas… ¡que no para!

Un abuelo todoterreno.
Un abuelo todoterreno.

Dionisio Rodríguez es vecino de Boadilla desde hace 25 años. De profesión, enfermero. A muchos incluso les sonará su cara porque estuvo siete años en el centro de salud de Boadilla, hasta que se jubiló. “Mal no lo debí hacer porque muchos me saludan aún por la calle”, dice. 

El mismo día en el que le entrevistamos tiene previsto salir de viaje después de comer a Badajoz. Allí va a participar en el Campeonato de España Open Master Verano de natación. El fin de semana anterior, en el Open de Verano de Madrid, logró cuatro oros en 200, 100 y 50 metros braza, y en 50 metros libres. ¿Aspiraciones para el Campeonato de España? “No ahogarme (risas). Hay un nivel muy alto, sobre todo de Cataluña”, asegura. 

Tanta afición por el deporte, la música… ¿de dónde viene?  “Yo siempre he participado de las actividades de mis hijos. Viendo a mi hijo en el grupo de música africana, me animé yo también. Las chicas jugaban al baloncesto, además de nadar… pues yo me metí al baloncesto. Hasta fui presidente del club de baloncesto”, asegura. Lo mismo con el kárate, la natación... “Todos mis hijos han sido nadadores de alta competición”, dice.

 Y él parece que no ha querido quedarse atrás. Además de participar en el calendario de competiciones, es miembro de la junta directiva de la Federación Madrileña de Natación. Ahí se ocupa del área Máster (nadadores amateur mayores de 20 años, una categoría que cuenta con 800 federados). Reconoce que le “gusta mucho el ambiente de la natación y su componente lúdico por las amistades que haces, lugares que conoces…”

También ha hecho travesías a nado: de la Laguna Negra, el pantano de la Viñuela, la Ría de Navia… Pero lejos de emular a su hijo Gonzalo, al que entrevistamos hace unos años también aquí porque acababa de atravesar el Estrecho de Gibraltar a nado. 

¿Y algún sueño por cumplir? “Tirarme en parapente y bucear, pero no me dejan porque soy hipertenso”. 

Se vino a vivir a Boadilla en 1992. “Nos tuvimos que hace cargo de los cuatro abuelos, y ya no cabíamos todos en la casa de Aluche”, recuerda. También cómo el actual sector B era zona de campo, “a la que venía con mis hijos, desde Olivar de Mirabal donde vivíamos, de excursión”. Y aquí vive encantado: “Tenemos muchas actividades para todos las edades, un entorno único, el palacio…